Los factores de un trastorno de estrés postraumático

Uno de los factores que facilitan el desarrollo de un trastorno de estrés postraumático es que el hecho precipitante sea atribuido a la voluntad de otro ser humano. Cuando la herida emocional está impregnada de voluntariedad, su efecto sobre la vida es más profundo y duradero.

El trastorno de estrés postraumático es una enfermedad de salud mental desencadenada por un evento aterrador, ya sea que lo hayas experimentado o presenciado. Los síntomas pueden comprender reviviscencias, pesadillas y angustia grave, así como pensamientos incontrolables sobre el evento.
 
 

Clasificación dependiendo de los síntomas del paciente:

  • El paciente revive continuamente el acontecimiento traumático, lo que produce recuerdos reiterativos del suceso que, en la mayoría de las ocasiones, también se mezclan con las pesadillas.Esto provoca reacciones molestas de la persona ante situaciones que le recuerdan al hecho.
  • En algunos casos, la maniobra adoptada es la evasión: el paciente muestra insensibilidad emocional e indiferencia ante actividades cotidianas y elude lugares o pensamientos que le hagan recordar el acontecimiento.
  • La hiperexcitación supone que la persona examina continuamente lo que le rodea para detectar signos de peligro, lo que le dificulta la concentración y le provoca sobresaltos continuos. Esto puede desencadenar irritación o ataques de ira.
  • También, es posible que el paciente afronte el acontecimiento traumático a través de pensamientos y estados de ánimo negativos. Esto provoca culpabilidad o tendencia a culpar a los demás por el suceso, y pérdida de interés por las actividades cotidianas.

Tratamientos

El tratamiento es a largo plazo, lo que explica el alto grado de abandono de la terapia. Se estima que el 75 por ciento de los pacientes tratados lo abandona.

La terapia se basa en una combinación de fármacos y psicoterapia. Los fármacos empleados se dirigen a tratar los diversos síntomas del síndrome, teniendo en cuenta los más acusados. Los medicamentos que suelen prescribirse son antidepresivos y ansiolíticos.

La psicoterapia se encamina a desarrollar técnicas de relajación, como aprender a respirar correctamente ante una crisis provocada por el síndrome.

Este tratamiento se puede combinar con métodos cognitivos para racionalizar los hechos traumáticos y también con terapia de choque, en la que se recrea la situación vivida para ayudar a la víctima a superarla y a perder el miedo que le produjo. 

Otros factores

La mayoría de las personas que han sufrido un trauma no llegan a padecer estrés postraumático, un hecho que todavía no tiene explicación. Además, y al contrario de lo que se cree, la gravedad del síndrome no depende de la naturaleza del trauma que lo desencadena.

La reacción a una situación difícil e inusual depende mucho de la sensibilidad de las personas afectadas y de sus recursos para afrontar los traumas.

En parte, esto se encuentra determinado por las características genéticas de cada persona, pero también influye la personalidad y la situación vital concreta que esté atravesando el paciente, si ha sufrido o no otros traumas en el pasado o el tejido familiar y social que pueda apoyarle.

Puede aparecer a cualquier edad, aunque suele ser más frecuente entre las personas jóvenes, quizá porque tienen más posibilidades de exponerse a traumas desencadenantes. También es más común en aquellos individuos que se encuentran socialmente aislados.

La revelación de una infidelidad

2 maneras de afrontar LA INFELIDAD

La revelación de una infidelidad, es un momento crucial en las relaciones de pareja. Para muchas es un punto de no retorno, tras el cual el vínculo queda irremediablemente dañado; mientras que a otras las permite redefinir, reforzar y renovar los cimientos sobre los que se erigen.


Ser infiel, es simplemente, romper la confianza de la pareja cuando se mantienen secretos alejados de la intimidad conyugal. En definitiva, somos infieles a nuestra pareja cuando le mentimos de manera consciente y a sabiendas de que nuestro comportamiento no es el correcto.

Escojer como tomárselo si es posible, se convierte en una elección.

La autocompasión

LA AUTOCOMPASIÓN
Un antídoto contra la conversación negativa interior

Es una actitud existencial que nos protege de la crítica constante con la que solemos comunicarnos con nosotros mismos. Implica la integración emocional de nuestros rincones más oscuros, la disposición a dotarlos de claridad y la tolerancia a la imperfección.

1- Observa el sufrimiento y descubre por qué te ocurre.

2- Mira tu sufrimiento tal y cómo es. Siéntelo. No lo reprimas.

3- Acepta el sufrimiento en lugar de ignorarlo. Acepta que sufrir es parte de la vida, y que si pones de tu parte es temporal.

4- Desea tu felicidad y el fin de tu sufrimiento. Date un abrazo mental.

5- Deja marcha ese sufrimiento de tu corazón. Libéralo o déjalo a un lado. Aprecia las cosas tal y cómo son. Debes estar presente en tu realidad.

6- Sé agradecido por tu realidad actual y por la fuerza que tienes para poder cambiar tu realidad para hacer otra mejor.


Ten afirmaciones positivas en tu mente

La autocompasión es una práctica que puede cambiar mucho la manera en que nos percibimos a nosotros mismos.

ASMR – 3ª parte (Disparadores)

Disparadores

Los disparadores o “triggers” del ASMR son bastante diversos y amplios, además hay gran variedad en función de la persona ya que no todo el mundo siente lo mismo en la misma situación y contexto.
Los disparadores más frecuentes que se relacionan con el ASMR son los siguientes:
  • Observar a una persona dibujar o pintar
  • Ver manualidades y en general todas las muestras de destreza en trabajos manuales y/o artísticos.
  • La manipulación cuidadosa de objetos
  • Vídeos de atención personal sobre terceras personas, como cortes de pelo, cambios de imagen o incluso exámenes médicos.
  • Observar a alguien hacer una tarea minuciosa, por ejemplo; cumplimentar un formulario, inspeccionar cuidadosamente un objeto de cerca…
  • Ruido blanco
  • Conversaciones pausadas, suaves y relajantes. Tonos de voz constantes, pacientes y uniformes, voz susurrada…
  • Sonidos de objetos diversos como, por ejemplo, el sonido de un papel arrugándose, alguien pasando las páginas de un libro, el sonido de un lápiz dibujando el papel, el roce de dos piezas de madera…

Estos disparadores se podrían clasificar en los siguientes términos:


Disparadores con la voz:

  • Whispers/susurros: simplemente es voz susurrada.
  • Soft Speaking: Hablando con un tono bajo de voz, pero sin llegar a susurrar.
  • Inaudible/unintelligible: Es un susurro en el que no llegas a entender lo que se está diciendo.
  • Ear to ear o “de oreja a oreja”: Es cuando la voz de la impresión de pasar de un oído al otro. Para ello es necesario usar sonido “binaural” (efecto de sonido que da la sensación de estar pasando de un oído al otro. Para escuchar mejor este sonido es recomendable utilizar auriculares).

Disparadores con objetos:

  • Tapping: Traqueteo con las uñas o la yema de los dedos sobre alguna superficie.
  • Scratching: Rascar la superficie de objetos.

Disparadores visuales:

  • Dentro de esta categoría cualquier acción que incluya movimientos suaves; mover las manos, colorear un dibujo, tocar la cámara con un pincel o una brocha, doblar toallas…