La muerte

La muerte de una persona con la que manteníamos un vínculo difícil (y sin resolver) puede precipitar con frecuencia un duelo patológico. El uso de la silla vacía facilita, en algunos de los casos, un cierre simbólico del conflicto que alivia el malestar y la sensación de culpa.

La muerte (a veces referida por los eufemismos deceso, defunción, fallecimiento, óbito, expiración, perecimiento, fenecimiento, cesación) es un efecto terminal que resulta de la extinción del proceso homeostático en un ser vivo; y con ello el fin de la vida.​ Puede producirse por causas naturales (vejez, enfermedad, …

La autocompasión

LA AUTOCOMPASIÓN
Un antídoto contra la conversación negativa interior

Es una actitud existencial que nos protege de la crítica constante con la que solemos comunicarnos con nosotros mismos. Implica la integración emocional de nuestros rincones más oscuros, la disposición a dotarlos de claridad y la tolerancia a la imperfección.

1- Observa el sufrimiento y descubre por qué te ocurre.

2- Mira tu sufrimiento tal y cómo es. Siéntelo. No lo reprimas.

3- Acepta el sufrimiento en lugar de ignorarlo. Acepta que sufrir es parte de la vida, y que si pones de tu parte es temporal.

4- Desea tu felicidad y el fin de tu sufrimiento. Date un abrazo mental.

5- Deja marcha ese sufrimiento de tu corazón. Libéralo o déjalo a un lado. Aprecia las cosas tal y cómo son. Debes estar presente en tu realidad.

6- Sé agradecido por tu realidad actual y por la fuerza que tienes para poder cambiar tu realidad para hacer otra mejor.


Ten afirmaciones positivas en tu mente

La autocompasión es una práctica que puede cambiar mucho la manera en que nos percibimos a nosotros mismos.

ASMR – 3ª parte (Disparadores)

Disparadores

Los disparadores o “triggers” del ASMR son bastante diversos y amplios, además hay gran variedad en función de la persona ya que no todo el mundo siente lo mismo en la misma situación y contexto.
Los disparadores más frecuentes que se relacionan con el ASMR son los siguientes:
  • Observar a una persona dibujar o pintar
  • Ver manualidades y en general todas las muestras de destreza en trabajos manuales y/o artísticos.
  • La manipulación cuidadosa de objetos
  • Vídeos de atención personal sobre terceras personas, como cortes de pelo, cambios de imagen o incluso exámenes médicos.
  • Observar a alguien hacer una tarea minuciosa, por ejemplo; cumplimentar un formulario, inspeccionar cuidadosamente un objeto de cerca…
  • Ruido blanco
  • Conversaciones pausadas, suaves y relajantes. Tonos de voz constantes, pacientes y uniformes, voz susurrada…
  • Sonidos de objetos diversos como, por ejemplo, el sonido de un papel arrugándose, alguien pasando las páginas de un libro, el sonido de un lápiz dibujando el papel, el roce de dos piezas de madera…

Estos disparadores se podrían clasificar en los siguientes términos:


Disparadores con la voz:

  • Whispers/susurros: simplemente es voz susurrada.
  • Soft Speaking: Hablando con un tono bajo de voz, pero sin llegar a susurrar.
  • Inaudible/unintelligible: Es un susurro en el que no llegas a entender lo que se está diciendo.
  • Ear to ear o “de oreja a oreja”: Es cuando la voz de la impresión de pasar de un oído al otro. Para ello es necesario usar sonido “binaural” (efecto de sonido que da la sensación de estar pasando de un oído al otro. Para escuchar mejor este sonido es recomendable utilizar auriculares).

Disparadores con objetos:

  • Tapping: Traqueteo con las uñas o la yema de los dedos sobre alguna superficie.
  • Scratching: Rascar la superficie de objetos.

Disparadores visuales:

  • Dentro de esta categoría cualquier acción que incluya movimientos suaves; mover las manos, colorear un dibujo, tocar la cámara con un pincel o una brocha, doblar toallas…

SEXO, SALUD Y CALIDAD DE VIDA

¿El sexo da más sentido a la vida? Esta pregunta fue la que empujó a varios investigadores a realizar un pionero estudio y a aportar algo novedoso en este terreno. El sexo genera un sinfín de beneficios. Se sabe que ayuda a mantenernos en forma física y a quemar calorías, nos refuerza nuestro sistema inmune por el baile hormonal que se despierta y nos ayuda también a mejorar la memoria. No está mal. Sin embargo, parece que todavía queda terreno por explorar: cómo repercute en nuestro bienestar emocional e, incluso, en nuestra percepción sobre el sentido de la vida. Para ello, Todd Kashdan, de la Universidad George Mason, junto a otros investigadores, quiso resolver esta duda y realizó un estudio que se ha publicado en la revista Emotions este año. Su conclusión es la siguiente: el sexo, el estado de ánimo positivo y la percepción de sentido de la vida están relacionados, incluso al día siguiente de haberlo practicado (aunque depende del tipo de relación sexual).

Tener sexo mejora el sentido de la vida (pero no todo tipo de sexo, según las investigaciones) El sentido de la vida existe y no tiene nada que ver con la charlatanería
El estudio se basa en un diario que llevaron 152 voluntarios sobre su actividad sexual y su nivel de satisfacción durante 21 días. Se buscó a los participantes entre estudiantes universitarios de 18 a 20 años de edad. El 76% eran mujeres y el 64% estaban comprometidos en una relación.

El diario consistía en una encuesta que rellenaban antes de dormir. Debían puntuar la sensación de plenitud del día en una escala del 1 al 7. Después, valoraban si tenían un estado de ánimo positivo o negativo. Y, por último, cuál había sido su actividad sexual ese día y el grado de placer y de intimidad alcanzado. Pues bien, con todos estos datos llegaron a varias conclusiones.

Tener sexo mejora el sentido de la vida (pero no todo tipo de sexo, según las investigaciones) El sentido de la vida existe y no tiene nada que ver con la charlatanería.
Cuando una persona aseguraba haber tenido sexo, ese día su estado de ánimo era más positivo e, incluso, afirmaba encontrar un mayor sentido a su vida. Los investigadores quisieron saber si iba primero el huevo o la gallina, es decir, el sexo o la sensación de plenitud, por lo que estudiaron los datos con un desfase temporal. Y aquí se confirmó una clara intuición: cuando la persona afirmaba que había tenido sexo, su estado de ánimo positivo y su sensación de satisfacción con la vida mejoraba incluso al día siguiente. Sin embargo, cuando medían la relación a la inversa, veían que la sensación de plenitud no correlacionaba necesariamente con el hecho de tener sexo; es decir, por muy contento que se esté ese día, no significa que vaya a tener una relación íntima (por razones que todos nos podemos imaginar).

Otra conclusión curiosa fue si esa plenitud era mayor cuando el sexo se practicaba dentro de una relación romántica. Y aquí es donde apareció la sorpresa. El sexo que más actuaba en el estado de ánimo era el que más placer e intimidad generaba, y no necesariamente el que se enmarcara en una relación romántica. Así pues, la calidad del sexo influye aunque estemos en una relación amorosa o tengamos encuentros esporádicos.

Tener sexo mejora el sentido de la vida (pero no todo tipo de sexo, según las investigaciones) Así cambia su cuerpo cuando deja de practicar sexo
Este estudio es un primer paso para correlacionar el bienestar personal con la calidad del sexo que tenemos. Como reconocen los propios autores, falta mucho por avanzar. Se han de incluir nuevas variables y ampliar el rango de edad o de tendencias sexuales, pero parece que una relación íntima satisfactoria nos ayuda a estar de mejor humor. Ahora bien, y esta es una interpretación personal, el sentido de la vida como camino de crecimiento personal o como lo proponía Viktor Frankl, muy probablemente dependa de variables mucho más sólidas, que no se esfumen al cabo de dos días. No obstante, la percepción que tengamos muy probablemente se vea difuminada por nuestro estado de ánimo y por tanto, de lo satisfechos que nos sintamos con nosotros mismos o con las personas que estamos. De ahí que el buen sexo nos ayude a ello.