Pasión sexual obsesiva

Las personas con pasión sexual obsesiva tendrían más probabilidades de engañar a sus parejas.

Más de 600 adultos jóvenes respondieron a preguntas destinadas a evaluar la pasión sexual armoniosa y obsesiva. También informaron cualquier instancia pasada en la que le habían sido infieles a un compañero. Como era de esperar, aquellos con pasión sexual obsesiva habían participado en muchos más actos de infidelidad que aquellos con pasión sexual armoniosa.

El deseo de vengarse de su pareja, aumentar su autoestima o cumplir con las expectativas sociales percibidas, como la noción de que los «hombres reales» tienen muchas parejas sexuales. Aquellos con pasión sexual armoniosa rara vez dieron tales razones para su infidelidad.

Las personas que se ven a sí mismas como controladas por fuerzas externas tienen más probabilidades de hacer trampa, especialmente cuando se combinan con una fuerte pasión sexual. Es mejor mantenerse alejado de las personas que siempre se ven a sí mismas como víctimas, ya que una relación con ellos seguramente será infeliz. La infidelidad es solo uno de los muchos desgarros que esas personas tienen para ti.

Por el contrario, es probable que las personas que creen que tienen el control de su destino sean mejores socios. Cuando también tienen una pasión sexual armoniosa, probablemente serán mejores amantes y compañeros de vida. Además, su sentido seguro de sí mismo también los hace menos propensos a desviarse de una relación comprometida.

Síndrome de excitación sexual persistente

Es un problema sexual femenino de carácter bastante peculiar y misterioso, descrito por primera vez en 2001 y considerado oficialmente una disfunción sexual desde 2003. El Síndrome de Excitación Sexual Persistente (PGAD, por sus siglas en inglés), no es sino un trastorno caracterizado por la presencia de tensión en los genitales acompañada de excitación continua, sin que exista previamente deseo sexual.

«No hay nada de placentero en ello, porque a pesar de sentirte físicamente bien estás completamente a disgusto por lo que está pasando»

¿Tiene tratamiento?

Es importantísimo que el paciente acuda lo antes posible a terapia para que se pueda abordar y tratar su caso. El objetivo es que el trastorno persistente de excitación genital le afecte lo menos posible en su vida en general y en los diferentes ámbitos en particular (personal, social y laboral); y que, fundamentalmente, aprenda a desarrollar habilidades para las diferentes situaciones de la vida cotidiana”

Excitadas por un quiste en la columna

La Excitación Genital Permanente es un desorden muy poco frecuente, pero de efectos tormentosos. Las mujeres que lo sufren notan una excitación constante en los genitales, casi al borde del orgasmo, que sólo pueden aplacar durante algunos minutos mediante la masturbación. En realidad es una sensación absolutamente molesta y nada placentera que puede durar horas, días, semanas o años en los casos más extremos, y que ha llegado a provocar suicidios entre las desesperadas afectadas.

La estimulación del deseo

La estimulación del deseo es necesaria para que el resto de las fases que componen la respuesta sexual se desarrollen con normalidad y proporcionen una experiencia placentera. Este momento requiere de matices sutiles que muchas veces difieren profundamente de la pura genitalidad.

Le ocurre a casi todas las parejas con el paso del tiempo: el hombre tiene la sensación de que sus ganas por mantener relaciones sexuales son siempre

Le ocurre a casi todas las parejas con el paso del tiempo: el hombre tiene la sensación de que sus ganas por mantener relaciones sexuales son siempre superiores a las de su compañera. Un malentendido que genera mucha confusión en la vida en pareja, pero que puede solucionarse fácilmente si conocemos las técnicas adecuadas. Durante mucho tiempo, y aún hoy en día, se ha dado por hecho que los hombres siempre tienen más ganas de tener sexo que las mujeres. No es cierto. La realidad es que hombres y mujeres tienen las mismas necesidades de mantener relaciones sexuales, y las mismas ganas, pero sus ciclos funcionan de distinta manera.

Muchas mujeres no experimentan el deseo sexual en el inicio del intercambio, sino que aparece más tarde, porque se busca conscientemente. La realidad es que,  el deseo sexual no tiene que estar presente para que las mujeres quieran, y puedan, mantener relaciones sexuales y, de hecho, en parejas de larga duración, no siempre se da en el inicio del intercambio amoroso. La libido femenina aumenta con el tiempo y las mujeres alcanzan la madurez sexual hacia los 35 años, pero el deseo, no obstante, se ve afectado por la propia rutina de una relación amorosa.  “cuanto más tiempo pasa una mujer en una relación, menos deseo sexual siente”.

Esto no quiere decir que no quieran mantener relaciones sexuales, pero tienen motivaciones distintas para hacerlo. Razones complejas que no responden al mero “deseo”. En muchos casos las mujeres buscan fomentar la intimidad emocional con su pareja o, en ocasiones, incrementar su propia autoestima. El deseo sexual, por tanto, no está presente en el inicio del intercambio sexual, sino que aparece más tarde, porque se busca conscientemente. Esto es clave para entender porque las mujeres no siempre parecen tan receptivas como el hombre respecto al acto sexual. La buena noticia es que se puede trabajar la aparición de ese deseo, y con la estimulación adecuada, la excitación sexual y el placer se intensifican. Y las relaciones son más satisfactorias.

CONSEJOS:

1. Lee, imagina y planifica

El deseo se puede provocar conscientemente.

2. Trabaja los preliminares

A muchos hombres les cuesta aceptar que sus mujeres hagan el amor solo por complacerles.

3. Muestra satisfacción y apuesta por lo que le gusta

Debemos tratar de mostrarnos siempre optimistas en nuestras relaciones, mostrando satisfacción y agradecimiento.

4. Elige un buen momento

La pareja tiene que estar en un momento emocionalmente estable para poder hacer el amor.

5. El orgasmo no siempre debe ser la meta

Este es un problema sobre todo para los hombres, que sienten una gran frustración si no logran que su pareja alcance el orgasmo. Es cierto que no tener nunca orgasmos es un problema, pero si ocurre de vez en cuando no hay que darle mayor importancia. En muchas ocasiones, las mujeres, simplemente, ni lo buscan, ni lo necesitan.

ASMR – 3ª parte (Disparadores)

Disparadores

Los disparadores o “triggers” del ASMR son bastante diversos y amplios, además hay gran variedad en función de la persona ya que no todo el mundo siente lo mismo en la misma situación y contexto.
Los disparadores más frecuentes que se relacionan con el ASMR son los siguientes:
  • Observar a una persona dibujar o pintar
  • Ver manualidades y en general todas las muestras de destreza en trabajos manuales y/o artísticos.
  • La manipulación cuidadosa de objetos
  • Vídeos de atención personal sobre terceras personas, como cortes de pelo, cambios de imagen o incluso exámenes médicos.
  • Observar a alguien hacer una tarea minuciosa, por ejemplo; cumplimentar un formulario, inspeccionar cuidadosamente un objeto de cerca…
  • Ruido blanco
  • Conversaciones pausadas, suaves y relajantes. Tonos de voz constantes, pacientes y uniformes, voz susurrada…
  • Sonidos de objetos diversos como, por ejemplo, el sonido de un papel arrugándose, alguien pasando las páginas de un libro, el sonido de un lápiz dibujando el papel, el roce de dos piezas de madera…

Estos disparadores se podrían clasificar en los siguientes términos:


Disparadores con la voz:

  • Whispers/susurros: simplemente es voz susurrada.
  • Soft Speaking: Hablando con un tono bajo de voz, pero sin llegar a susurrar.
  • Inaudible/unintelligible: Es un susurro en el que no llegas a entender lo que se está diciendo.
  • Ear to ear o “de oreja a oreja”: Es cuando la voz de la impresión de pasar de un oído al otro. Para ello es necesario usar sonido “binaural” (efecto de sonido que da la sensación de estar pasando de un oído al otro. Para escuchar mejor este sonido es recomendable utilizar auriculares).

Disparadores con objetos:

  • Tapping: Traqueteo con las uñas o la yema de los dedos sobre alguna superficie.
  • Scratching: Rascar la superficie de objetos.

Disparadores visuales:

  • Dentro de esta categoría cualquier acción que incluya movimientos suaves; mover las manos, colorear un dibujo, tocar la cámara con un pincel o una brocha, doblar toallas…

DESINFORMACIÓN SEXUAL ASOCIADA A FALTA DE PLACER

Tras la mayoría de disfunciones y problemas sexuales en la mujer se esconde una educación sexual sesgada y repleta de connotaciones negativas. La mejor terapia para superar esos tabúes es reconocer el propio cuerpo y reconciliarse con él.

En la mayoría de los casos, la educación sexual que recibimos, independientemente de que seamos mujeres u hombres, es muy deficiente. Lo poco que aprendemos, además, suele estar lleno de mitos, miedos y tabúes. Las mujeres en concreto han recibido una información sexual limitada, que conlleva un mensaje velado: No son seres sexuales.

Esta desinformación no se circunscribe únicamente al acto sexual, sino básicamente a todo lo que tiene que ver con el funcionamiento de nuestro cuerpo de cintura para abajo. A este desconocimiento, se le suman mensajes negativos que la mujer recibe generalmente durante los primeros años, y que crean una forma de relacionarse con sus órganos reproductores muy compleja.

Cuando una mujer sufre una experiencia sexual traumática o dolorosa (sobre todo si es joven), es muy frecuente que niegue sus genitales durante el resto de su vida. Algo que no le pasaría con el resto de su cuerpo. Para entender más claramente a qué nos referimos, establecemos un paralelismo. Imaginemos otra situación: Una mujer, que se ha caído varias veces y se ha roto algunos huesos, no renunciaría nunca a sus piernas. Las rehabilitaría y, una vez sanas, viviría perfectamente con ellas. Sin embargo, si lo que le ocurre es que tiene relaciones sexuales dolorosas o ha sufrido operaciones en el útero, los ovarios o incluso en la vejiga o el recto (partes que incluye dentro de ese territorio “genital” que perciben como no natural), lo ocultan, llegando a negarlo.

Lo que provoca esto, entre otras muchas consecuencias, es que las mujeres sufren disfunciones sexuales, durante la excitación y el orgasmo, dolores durante las relaciones, problemas de autoestima y, a nivel físico, enfermedades y trastornos en la zona pélvica, en gran parte causados porque dejan de cuidar esta parte de su cuerpo.

¿Cómo superar estos tabúes?
La principal terapia debe basarse en el amor y cuidado hacia nuestro cuerpo. Por eso es importante seguir algunas pautas para reconciliarnos también con nuestro aparato reproductor y nuestra sexualidad:

Ir al ginecólogo regularmente para revisar nuestro útero, ovarios y vagina.
Cuidar nuestros genitales lavándolos con geles adecuados e hidratándolos.
Protegernos de infecciones y enfermedades.
Conocer y ejercitar nuestra musculatura pélvica para mejorar nuestra salud, bienestar y sexualidad.
Hablar con nuestra pareja con naturalidad sobre lo que esperamos del sexo, nuestros miedos o límites.

Fuente: Marta Ibáñez, sexóloga

TRANSFORMAR LOS TABUES EN FUENTE DE PLACER

El sexo oral es la forma con que la mayoría de las personas alcanzan orgasmos más intensos

Aprensiones, tabúes, complejos o tapujos que aniquilan cualquier posibilidad de disfrutar de un encuentro carnal. Si te reconoces en alguna de ellas, trata de acabar con su nefasta influencia y soluciona de una vez por todas tu vida sexual.

No te quedes con las ganas y quítate de la cabeza esos anticuados pecados sexuales. (iStock)No te quedes con las ganas y quítate de la cabeza esos anticuados pecados sexuales. (iStock)
Escrúpulos con el sexo oral
El sexo oral es la forma con la que la mayoría de las personas alcanzan orgasmos más intensos”, asegura Cox. Cierto, puede que hace décadas pudiese visualizarse el concepto en sí como algo desagradable, pero actualmente es una de las prácticas más comunes y satisfactorias que juega un papel relevante para las féminas en los preliminares.

A muchas mujeres les preocupa enfrentarse tan directamente a olores, texturas o restos inesperados, así como que sus parejas se sumerjan en sus zonas más íntimas sin ser plenamente conscientes de que éstas estén completamente limpias. La higiene es importante, cómo no, pero no puede ser un punto obsesivo. “Prueba a saltar sobre él justo cuando esté saliendo de la ducha, pero muestra entusiasmo y ganas, que no parezca que le estás haciendo un enorme favor”, recomienda la experta.

El 95% de las mujeres que practican la masturbación alcanzan el orgasmo con mucha más facilidad.

Otro de los problemas comunes a la hora de practicar sexo oral a sus parejas suele ser la sensación de ahogo que, en muchas ocasiones, se traduce en desagradables arcadas. He aquí un buen truco: respira por la nariz y procura no introducir el pene hasta que toque la campanilla para evitar sustos. Ayúdate de las manos y recuerda que no todo es succionar, lamer la zona circundante –no caigas en el error de centrarte sólo en el falo–, acariciar y agitar son movimientos que te permitirán coger aire sin que nadie en la escena deje de disfrutar.

Más vale malo conocido…
Ya sea por comodidad, porque han encontrado en el ritual habitual la manera más rápida para llegar al orgasmo, por cansancio o por simple y llana dejadez, son muchas las mujeres que cometen el pecado sexual de no querer probar cosas nuevas en la cama.

Nada mata más rápido la vida sexual que una pareja que se niega a salir de su zona de confort en las relaciones sexuales”, advierte Cox. Aunque halláis encontrado una posición en la que ambos estéis cómodos y el sexo resulte satisfactorio, repetir el mismo ritual en cada encuentro puede resultar de lo más aburrido. Puede que sigas llegando al orgasmo, ¿pero son cada vez más intensos? Probablemente no, y es necesario innovar para saber qué puede o no funcionar, cerrando las puertas exclusivamente a peticiones que sepamos a ciencia cierta que van a resultar desagradables a nivel físico y mental (como quien dice, que sepas que van a acabar en trauma).

Si la otra persona es capaz de confesarnos alguna fantasía sexual que le encantaría realizar, “en lugar de poner tu cara habitual de ‘¿pero qué me estás contando’?, piensa en ello”, recomienda encarecidamente la sexóloga, quien sugiere que también sean ellas quienes propongan algo de vez en cuando.

Las mujeres que no se masturban tienen muchas más dificultades para llegar al orgasmo. (Corbis)
No conocen su propio cuerpo.
La mayoría de las mujeres tienen su primer orgasmo en solitario, ya que, a diferencia de los hombres, alcanzar el clímax no es un proceso fácil para ellas y tienen qué descubrir dónde y cómo tocar para disfrutarlo. Y como todo trabajo de aprendizaje, la masturbación tiene sus beneficios a medio y largo plazo: el 95% de las féminas que la practican alcanzan el orgasmo.