EL DESEO SEXUAL DE LA MUJER

Andreas Baranowski y Heiko Hecht, los investigadores alemanes que en 2015 replicaron el experimento de 1978 en una discoteca -y hallaron los mismos resultados- se preguntaron qué pasaría si las mujeres recibieran una oferta de sexo casual de una forma en la que no tuvieran que temer, ni por su reputación ni por su integridad física.

Idearon un segundo experimento para atenuar el factor miedo: invitaron a un grupo de voluntarios, hombres y mujeres, a un laboratorio con el pretexto de ayudar a una empresa de citas a evaluar su algoritmo de compatibilidad.

Les presentaron diez fotos de miembros del sexo opuesto y les hicieron creer que los diez ya habían acordado reunirse con ellos (ya sea para una cita o para tener sexo).

Los resultados fueron notables: casi no hubo diferencias entre los sexos.

El 100% de los hombres y el 97% de las mujeres aceptaron tener una cita con al menos uno de los candidatos, con el potencial de tener sexo.

Otro estudio realizado por Terri Conley alcanzó conclusiones similares.

Conley decidió utilizar figuras reconocidas -estrellas de Hollywood- como las potenciales parejas casuales, en vez de extraños.
La mayoría de los hombres y mujeres encuestados dijo que aceptaría tener sexo casual con Angelina Jolie y Brad Pitt, respectivamente.
Le preguntó a un grupo de hombres si se aceptaría una propuesta sexual de Angelina Jolie y a un grupo de mujeres si aceptaría tener sexo con Brad Pitt.

La mayoría de los consultados dijo que .

Estos experimentos pusieron en tela de juicio las conclusiones tan categóricas que por décadas se mantuvieron respecto al famoso trabajo de Hatfield y Clark.

Y sugieren que la imagen que tienen muchos de que las mujeres son conservadoras y no les gusta tanto el sexo como a los hombres, está errada.

(* Este artículo está basado en el programa «¿Te quieres acostar conmigo?» de BBC Radio 4. Puedes escucharlo en inglés aquí.)

«Lo que realmente somos es seres sociales y no puedes separar una cosa de la otra», aseguró.

LA MUJER Y EL SEXO

El experimento alemán de 2015 se realizó en una discoteca pero los resultados fueron QUE ELLOS SI ATODO
Y ELLAS NO.
Pero aún allí, los resultados del experimento original de Hatfield y Clark se mantuvieron intactos.

La mujer y el sexo
Pero a pesar de que las conclusiones del experimento parecen indisputables -se trata de uno de los pocos estudios sociales en los que nadie cuestiona los resultados- han surgido algunas voces, sobre todo femeninas, que consideran que se trata de un malentendido.

Estas críticas no disputan el hecho que la vasta mayoría de las mujeres rechazará una oferta sexual de un extraño. Pero dicen que eso no significa que no les guste el sexo casual.

Aseguran que la explicación de los resultados no es biológica, sino cultural.

En su libro, «Inferior: How Science Got Women Wrong» («Inferior: cómo la ciencia malinterpretó a las mujeres») la periodista científica Angela Saini sostiene que son las restricciones morales que dictan cómo una mujer debe comportarse las que explican el rechazo femenino al sexo casual.

Saini objeta las interpretaciones que se quedan solamente en lo biológico.

«(Es incorrecto) pensar que puedes separar la naturaleza y la crianza, lo biológico y lo cultural, y llegar a la raíz de quiénes realmente somos», le dijo a la BBC.
Así lo confirma la psicóloga Terri Conley, quien realizó un estudio sobre el tema en 2011. «Las mujeres son juzgadas con más dureza por tener relaciones sexuales ocasionales que los hombres, y es algo que les preocupa».

Conley lo ilustra con un ejemplo de la vida moderna: el llamado «walk of shame» (camino de la vergüenza), como se llama cuando una mujer regresa por la mañana a su casa, vestida con su ropa de la noche anterior, tras haber tenido un encuentro casual con alguien.

«Hay estudios que muestran que la mujer pone en riesgo su reputación si acepta una oferta de sexo: puede ser considerada una puta o una desesperada sexual. El hombre no sufre un daño social», coincide Cordelia Fine, autora de «Testoterone Rex«.
La mujer arriesga su reputación si acepta tener sexo casual y muchas temen ser juzgadas.
Fine, profesora de la Universidad de Melbourne, destaca otro elemento clave para entender por qué todas las mujeres en los estudios rechazaron tener sexo con un extraño: el miedo a la violencia.

«Lo que los experimentos realmente demostraron es que las mujeres no están muy interesadas en arriesgarse a entrar en una situación en donde podrían ser asesinadas, violadas o podrían avivar el interés de un potencial acosador», le dijo a la BBC.

A QUINA EDAT RESULTEM MÉS ATRACTIUS A L’ALTRE SEXE ?

A quina edat els homes i les dones arriben al seu màxim atractiu?
Un estudi efectuat sobre un lloc web de cites en línia ha determinat quins aspectes són els més desitjables d’una potencial parella, fent especial èmfasi en l’edat.

 A quina edat els homes i les dones arriben al seu màxim atractiu?
Un parell de psicòlegs als Estats Units van sotmetre a una anàlisi dels missatges de prop de 200.000 membres heterosexuals d’un conegut servei gratuït de cites en línia amb l’objectiu d’establir quines són les principals característiques (raça, educació, edat …) que generen major atracció per al gènere oposat.

Entre les conclusions de la investigació que van resultar més interessants, publicades recentment a la revista Science Advances, són les que evidencien l’edat en la qual els homes i les dones es veuen més atractius als ulls del sexe oposat. Els psicòlegs van aconseguir establir que en el sexe femení l’atractiu aconsegueix el seu nivell més alt als 18 anys i des d’aquesta mateixa edat inicia el seu descens, mentre que el sexe masculí arriba a la seva cúspide d’atractiu als 50, després de la qual cosa comença a disminuir.

En el sexe femení l’atractiu aconsegueix el seu nivell més alt als 18 anys es presenta a més una «evident i ferma dependència» racial relacionada amb el atractiva que pot resultar una persona, i en aquest aspecte les dades s’inclinen a favor de les dones asiàtiques i els homes blancs. Per a la seva anàlisi, els científics van observar els missatges enviats entre usuaris del portal de cites que residien a Nova York, Chicago, Seattle i Boston.

La tendència tant d’homes com de dones és «escriure missatges substancialment més extensos a aquelles persones a les que perceben més desitjables, en molts casos fins a dues vegades més llargs», assenyalen els encarregats de la investigació. De fet l’extensió d’aquests missatges, en comptes del seu contingut, va ser el factor més important que van considerar els psicòlegs al moment d’estimar el nivell d’atractiu dels membres del lloc de cites. Aquest efecte és més notori en els missatges escrits per les dones, encara que no sempre és així.

El sexe masculí arriba a la seva cúspide d’atractiu als 50. Seguint les teories evolutives de l’aparellament …
«Definitivament ens va sorprendre el gradient d’edat per a les dones, tant pel fet que la seva disminució era constant a partir dels 18 anys fins als 65, i també pel marcat que era aquest descens», va explicar la coautora de la investigació Elizabeth Bruch a The New York Times.

D’altra banda, a la psicòloga Michelle Drouin, qui treballa de forma independent i és especialista en estratègia de relacions, no el va sorprendre a resultat del nou estudi, atès que es troba «en consonància amb les teories evolutives de l’aparellament», ja que la joventut està relacionada amb la fertilitat. A més, algunes teories proposen que «als homes els interessa poc trobar potencial o poder, i s’inclinen més per l’atractiu físic», ha afegit Drouin.

En aquest sentit, el diari novaiorquès simplifica les tendències dels dos gèneres amb la següent frase:

«LES DONES VOLEN CERVELLS. ALS HOMES LES IMPORTEN MENYS»

LES DONES SÓN COM UN RADAR RECEPTOR

La festa estava molt animada quan ells van arribar. Un cop dins, la Suc va mirar enJohn als ulls i, gairebé sense moure els llavis, li va xiuxiuejar: «mira aquesta parella al costat de la finestra…» en John va tombar el cap per mirar. «No miris!» va murmurar ella. «Mira que en saps poc de dissimular!… La Sue era incapaç d’entendre que en John s’hagués tombat d’aquella manera tan indiscreta i ell no podia entendre que ella pogués veure la gent de la festa sense haver-se de girar. En aquest capítol explorarem i estudiarem les diferències en la percepció sensorial entre els dos sexes i les implicacions que això comporta a les relacions de parella.
A una dona li resulta fàcil copsar quan una altra està preocupada o se sent ferida, mentre que un home normalment necessita evidències físiques, com llàgrimes, un atac de nervis o una bufetada a la cara, per poder intuir que alguna cosa va malament. Això ve provocat perquè les dones, com la majoria de les femelles dels mamífers, estan dotades d’uns aparells sensorials molt més refinats que els homes. En el seu paper de procreadores i protectores dels nadons, les femelles han de poder percebre els canvis de caràcter i d’actitud dels altres. Allò que habitualment coneixem com a «intuïció femenina» és l’aguda apreciació dels petits detalls i canvis en l’aparença o en la conducta dels altres. És quelcom que al llarg de la història ha desconcertat els homes, que quan intenten amagar alguna cosa sempre són descoberts. Un dels nostres assistents al curs va explicar que era increïble la vista que arribava a tenir la seva dona per descobrir alguna cosa que ell intentava amagar, però que aquesta extraordinària facultat semblava abandonar-la quan intentava aparcar el cotxe al garatge. Això es dóna perquè l’habilitat per calcular la distància entre el paraxocs i la paret del garatge mentre s’està aparcant és una facultat espacial que es troba més desenvolupada en elles.

ANÁLISIS DEL ORGASMO FEMENINO

La mayoría de las mujeres que sufren de trastorno orgásmico femenino o anorgasmia (incapacidad para conseguir orgasmos) no han explorado nunca su cuerpo, tienen ansiedad frente las relaciones y, por regla general, su formación sexual suele ser más bien pobre.

«Las mujeres que nunca han tenido un orgasmo a través del coito no conocen su cuerpo y, sobre todo, creen que, el conseguirlo o no, depende de su pareja cuando realmente cada uno somos también responsables de nuestro propio placer», asegura a ELMUNDO.es Carme Sánchez, psicóloga clínica, sexóloga y co-directora del Institut Clínic de Sexología de Barcelona.

Las mujeres que sufren de anorgasmia, explica, tienen un grado de ansiedad importante y vienen a consulta un tanto desconcertadas ya que jamás han tenido un orgasmo a través de la penetración, pero sí a través de otras prácticas sexuales, incluyendo la masturbación. «Lo más importante es aceptar que cada respuesta sexual es diferente«, puntualiza.

La anorgasmia, aclara la experta, puede clasificarse en 3 tipos: el trastorno orgásmico primario que se da en mujeres que nunca han tenido un orgasmo; el situacional, en donde el orgasmo se alcanza sólo en determinadas situaciones (durante la masturbación, pero no en pareja); y el adquirido, que se trata de mujeres que han tenido orgasmos pero, a partir de un determinado momento, dejan de tenerlos.

Según la última revisión sobre el tema, publicada en el último número de la revista ‘The Journal Sexual of Medicine‘, se trata de la segunda disfunción sexual más frecuente en mujeres. A pesar de que el manual de Psiquiatría DSM-IV introduce la expresión de ‘malestar acusado‘ para diagnosticar un caso de anorgasmia, en la práctica, es la palabra frustración o frustrante el término más común para describir las emociones asociadas de esta afección. Así lo muestra un reciente estudio en el que se evaluó a más de 200 mujeres con dificultad para alcanzar orgasmos, y el 67% de las encuestadas pronunció la frustración como principal sensación para describir su problema.

Así lo confirma también Sánchez, quien asegura que en consulta, efectivamente, es la frustración una de las sensaciones más frecuentes que tienen estas mujeres, pero también malestar emocional y abatimiento, además de que «puede desencadenar en otras disfunciones como falta de deseo y, a la larga, conflictos de pareja«, agrega.

¿Por qué la anorgasmia?
Es una de las disfunciones sexuales más frecuentes entre las mujeres, ocupando la segunda causa de consulta en los centros especializados en salud sexual. Según el consultorio ‘on line‘ de Durex, el 28% de las preguntas relacionadas con problemas sexuales versa sobre las dificultades para conseguir un orgasmo, demanda que incluso que va por delante de las preguntas sobre disfunción eréctil.

Las cifras de referencia, aunque no se saben con seguridad, oscilan entre el 20-25% de las mujeres. Al menos, así lo muestra una revisión del año 2004 de 34 estudios de autores extranjeros especializados en el tema. Según otro estudio, centrado sólo en anorgasmia genital, realizado por el Instituto Kinsey (EEUU, uno de los centros de referencia en este campo), el 50-75% de las mujeres no tenían orgasmo en el coito pero sí con otras técnicas sexuales.

Tan sólo el 5% de esta afección proviene de causas orgánicas como son alteraciones neurológicas, diabetes, drogas, fármacos y enfermedades crónicas. Por su parte, los factores predisponentes para tener esta afección son: haber tenido una educación sexual inadecuada, sufrir actitudes negativas hacia la sexualidad, contar con una asertividad baja y una escasa comunicación sexual entre la pareja. «En la mayoría de los casos, el origen es psicológico y, sobre todo, proviene de una falta de conocimiento de la propia respuesta sexual de la mujer, tanto de la mujer como de su pareja«, afirma. Por ello, es muy importante, insiste la especialista, que «se exploren, que se adentren en su cuerpo y que conozcan de lleno su respuesta sexual«.

De hecho, para tratar un tema de anorgasmia en las consultas, hay que tener esta idea clara, además de seguir una serie de pasos. En primer lugar, se deben potenciar los aspectos positivos de la sexualidad y eliminar algunos tabúes, prejuicios y falacias sobre el orgasmo femenino tales como: «no hay mujer insatisfecha, sino hombres inexpertos«, «el placer de la mujer es responsabilidad de su pareja» o «sólo se llega al clímax con el orgasmo vaginal«.

Hay que informar bien, asegura Sánchez, sobre todos los aspectos de la sexualidad en sí y sobre la función del clítoris y el orgasmo en particular: «Las mujeres nacen con clítoris y por tanto con la capacidad de tener orgasmos«. En segundo lugar, es muy importante la autoestimulación, tanto propia como de la pareja, y por último la capacitación orgásmica.

Este problema, concluye Sánchez, se puede tratar y tiene solución, por ello es fundamental «el autoconocimiento sexual, la propia satisfacción en las relaciones y, sobre todo, la comunicación con tu pareja a nivel sexual«.

Tipos de orientación sexual

Estamos acostumbrados ya a términos como transexual, heterosexual o bisexual, pero existen una gran variedad de tendencias sexuales.

Las exploramos:
Asexual

La asexualidad podría considerarse una falta de orientación sexual pues las personas asexuales no sienten ni atracción física ni sexual hacia ninguna persona. Sienten falta de atracción o deseo sexual por defecto. No tiene nada que ver con la abstinencia sexual.


Agénero

La American Academy of Pediatrics (AAP) y la American Psichology Association (APA) consideran que la orientación sexual es parte de la naturaleza de la persona. En este caso, el agénero es aquella persona que no se identifica con ningún género. Su identidad sería destacada como nula.


Arromántico

Un arromántico es una persona que no experimenta atracción romántica hacia otras personas. Estas personas no carecen de conexión emocional / personal con otras, pero no presentan una necesidad instintiva de desarrollar conexiones de naturaleza romántica.


Transgénero

Persona cuyo género no coincide con el que te fue socialmente asignado al nacer. Así, los agéneros, los bigénero, los pangénero, los andróginos, los transexuales o los travestís entrarían dentro de los transgénero.


Graysexual o Gris-asexual

Personas que se encuentran entre la sexualidad y la asexualidad. Se trata de una conexión más fluido entre la sexualidad y la asexualidad, de ahí que los que se identifiquen con esta tendencia sexual pueden sentirse heterosexuales, gays o cualquier otra identidad sexual dentro o fuera del binario de hombres y mujeres.


Demisexual

Alguien que se identifica como demisexual no suele sentir atracción sexual a menos que ya haya formado un fuerte vínculo emocional con dicha persona. Este vínculo puede o no ser romántico.


Lithsexual

Las personas con este tipo de orientación sexual experimentan atracción hacia otras personas, pero ciertamente no tienen la necesidad de ser correspondidas ni busca que el deseo sea recíproco.


Sapiosexual

Los sapiosexuales se caracterizan por sentirse atraídos por la inteligencia de una persona. El vínculo aquí es intelectual.


Skoliosexual

La skoliosexualidad es la tendencia sexual orientada a géneros no binarios (hombres o mujeres), esto es, los skoliosexuales se sienten atraídos por personas transgénero (identificarse como hombre, mujer, ambos o ninguno, que no se corresponde con el género que poseen) e intergénero (su identidad se sitúa en un punto medio entre dos géneros, usualmente los binarios).

A un skoliosexual le atraen las personas que no son cisgénero (en las que la identidad de género y el género asignado al nacer coinciden).


Pansexual

La pansexualidad hace referencia a aquellas personas que sienten que son sexualmente, emocionalmente o espiritualmente capaces de enamorarse de todos los géneros.


Polisexual

Parecido a la pansexualidad, una persona polisexual puede sentirse atraída por algunas personas de distinto género o distinto sexo, pero sin que todos los sexos o géneros atraigan de la misma manera o al mismo nivel.


Autosexual

En la autosexualidad, la atracción es hacia uno mismo, como una forma de alimentar el amor propio. Los autosexuales pueden ser también asexuales.


Pornosexual

La pornosexualidad hace referencia a personas que solo encuentran satisfacción sexual viendo pornografía por encima de las relaciones sexuales reales.


Antrosexual

Los antrosexuales desconocen su orientación sexual pero, a pesar de ello, pueden desarrollar vínculos amorosos con cualquier persona de cualquier género e identidad. Sería como una mezcla de demisexualidad, bisexualidad y pansexualidad, con la salvedad de que el antrosexual no sabe cuál es su tendencia sexual.


Heterosexual

Acabamos con las tres orientaciones sexuales principales, la heterosexualidad, la homosexualidad y la bisexualidad. Los heterosexuales sienten atracción sexual o emocional hacia personas del sexo opuesto. Constituye una mayoría sexual promedio en determinadas especies.


Homosexual

La homosexualidad se refiere a la atracción sexual o emocional hacia personas del mismo sexo, ya sean mujeres-mujeres (mujeres homosexuales o lesbianas) u hombres-hombres ( gays).


Bisexual

La bisexualidad hace referencia a las personas que experimentan atracción física o sentimental hacia individuos de los géneros binarios, masculino y femenino.

LA MUJER Y SU SEXUALIDAD. CONFUSIONES

1 El número. Las estadísticas suelen señalar que los hombres tienen casi el doble de parejas sexuales que las mujeres. Pero las cosas han cambiado y las distancias se han acortado. Un estudio del 2009 publicado por la Sociedad Europea de Ginecología señala que las mujeres latinoamericanas tienen, en promedio, doce compañeros sexuales. ¿Alguien quiere sacar la cuenta?

2 El orgasmo. Mientras que para algunas no es complicado llegar al clímax sólo con la estimulación del miembro masculino, muchas necesitan, además, estimular directamente el clítoris. ¿Representa esto dos maneras diferentes de sentir el orgasmo? Un estudio publicado por el Instituto Nacional de Salud de los EE.UU. demuestra que, funcionalmente, sí: diferentes flujos sanguíneos se activan con cada estimulación.

3 Menstruación. Contrario a lo que indica la Biblia y muchas otras tradiciones alrededor del mundo, mantener relaciones sexuales durante el periodo menstrual no es impuro ni perjudicial. Salvo algunos cuidados razonables que se deben a tener en cuenta, si no se siente dolor en esos días, puedes seguir con tu vida sexual sin ningún problema.

4 Homosexualidad. Según un estudio publicado por el Natsal del Reino Unido, centro nacional que estudia las actitudes y estilos de vida en torno a la sexualidad, entre 1990 y el 2012, la población femenina que ha tenido algún tipo de experiencia homosexual con contacto genital ha pasado del 2% al 8% de la población total.

5 Embarazo. Esta etapa llena de ternura en la vida de la mujer guarda un secreto: una vez terminado el período inicial de náuseas y malestar, el flujo de hormonas dispara la libido de una manera sorprendente. El líquido amniótico protege al bebé, así que ninguna posición está contraindicada y sentir las contracciones del orgasmo no provoca un trabajo de parto adelantado. A disfrutar.

6 Pareja. Hasta un 72% de mujeres en el Perú está de acuerdo con que “una mujer que trabaja y tiene dinero es más feliz que una que depende de su esposo”, según un estudio de la U. de San Martín de Porres. Un 88.7% cree que una madre soltera puede salir adelante y un 90.8% considera que, así tenga hijos, si no se comprende con su pareja, se separaría. El debate sobre la tradición de la familia está servido.

7 Tercera edad. El haber tenido múltiples partos naturales no es impedimento para continuar con una vida sexual plena, incluso después de la menopausia. Las cirugías que devuelven la tonicidad a la vagina son cada vez más comunes y accesibles, así como los tratamientos para mantener un canal vaginal naturalmente lubricado. Con los años, además, la desinhibición es mayor. ¡A ponerse guapas!

8 Las fantasías. El juego de roles se aprovecha mejor con las vestimentas juguetonas que encontramos en tiendas online y en boutiques que podemos visitar a cualquier hora del día. Un estudio publicado por el Journal of Sexual Medicine demostró que los practicantes de fantasías eróticas como la sumisión y dominación, no son diferentes que el resto de la población a nivel psicológico, e incluso, pueden estar mejor.

9 ¿Solo amistad? Un estudio de la Universidad de Wisconsin en los EE.UU. demostró que la amistad entre hombres y mujeres está afectada por enraizadas conductas evolutivas de apareamiento. Es decir, por más que quieran, no pueden ser solo amigos. Lástima.

ORGASMOS FEMENINOS EN SUEÑOS (PROGRAMADOS)

Cerca del 70% de las mujeres experimenta sueños explícitamente sexuales durante toda su vida.

El estudio, que recoge datos de entrevistas con más de 11.000 hombres y mujeres sobre sus experiencias sexuales –solo o acompañados– en los últimos 25 años, ha servido para acabar con la creencia de que los orgasmos nocturnos son más característicos de los varones. No hay duda de que esta ‘batalla‘ la tienen claramente ganada ellos: el 100% de los hombres había tenido sueños calientes y hasta el 13% reportó haber tenido su primera eyaculación en algún momento nocturno de su adolescencia o preadolescencia.

Sin embargo, según los resultados del análisis, ellas no se quedan tan atrás como se pensaba hasta ahora: cerca del 70% de las mujeres experimentan sueños explícitamente sexuales durante toda su vida y hasta el 5% aseguró haber disfrutado del primer orgasmo de su vida mientras dormía, y les acompañan a lo largo de su vida adulta. ¿Por qué y cómo se producen?

Ya estén solas o acompañadas, las mujeres disfrutan de estos sueños más a menudo de lo que se pensaba. (iStock)Ya estén solas o acompañadas, las mujeres disfrutan de estos sueños más a menudo de lo que se pensaba. (iStock)
Involuntarios e inesperados
De hecho, las probabilidades de que las féminas disfruten de uno de estos orgasmos nocturnos aumentan al entrar en la mediana edad, siendo la franja entre los 40 y los 50 la más satisfactoria a nivel de placer sexual nocturno.

A la vejez, viruelas‘, que se suele decir, y tiene bastante sentido. Teniendo en cuenta que son muchas las mujeres con dificultades para alcanzar el clímax en sus relaciones sexuales, el hecho de que sean capaces de llegar mientras duermen es una respuesta psicológica natural de sus cuerpos, que ansían descargar y lo hacen de una manera inconsciente. De hecho, los orgasmos nocturnos no son el resultado de la estimulación genital, sino que los genera nuestro propio cerebro.

Por suerte, la dificultad para alcanzar el orgasmo mientras están despiertas no niega automáticamente las posibilidades de hacerlo durante el sueño

“Este tipo de orgasmos se consiguen con más facilidad generalmente con la edad y la experiencia, de ahí que se den mayores tasas a partir de los 20 años y aumente su frecuencia en la década de los 30 y los 40”, asegura la doctora Debby Herbenick, profesora asociada de la Universidad de Indiana e investigadora del Instituto Kinsey.

Son muchos los factores que afectan a la insatisfacción sexual femenina. Desde los psicológicos derivados de complejos físicos, los sociales marcados por los tabúes, el cambio de pareja, la falta de información sexual… “Por suerte, la dificultad para alcanzar el orgasmo mientras están despiertas no niega automáticamente las posibilidades de hacerlo durante el sueño”, explican Barry R. Komisaruk, Beverly Whipple y Sara Nasserzadeh, coautores del libro ‘The Orgasm Answer Guide‘ (Johns Hopkins University Press).

De la mano de mujeres como Daisy Buchanan o Stevie Martin, quienes han tratado de inducirse a si mismas orgasmos durante el descanso nocturno, llegan nuevas recomendaciones: irnos a la cama muy cansados y, especialmente en el caso de las mujeres, visualizando previamente en qué momento del mes nos encontramos. Como, por otra parte, era de esperar, ambas coinciden en que la escasez de encuentros sexuales en días anteriores –o la insatisfacción de haberlos tenido sin llegar al clímax– también aumenta las probabilidades de que tengamos ‘dulces sueños‘.

Por último, y quizás lo más obvio, recomiendan intentar tener pensamientos sexuales cuando estamos conciliando el sueño. Y, si no pasa nada, al menos te habrás dormido con una sonrisa en la cara.

ELLAS LLEGAN AL ORGASMO ASÍ

En la encuesta publicada en el «Journal of Sex & Marital Therapy» participaron 1.055 mujeres con edades comprendidas entre los 18 y los 94 años ( sí, 94 años ), el 91% heterosexuales y más de la mitad, casadas.

Se trataba de un listado de preguntas que abarcaban diferentes aspectos sobre sus preferencias y comportamientos sexuales, pero los ejes fueron estos cuatro:

  • ¿Cuánta presión prefieres que ejerzan cuando te tocan?
  • ¿Qué tipo de movimiento disfrutas más?
  • ¿En qué zona de la vulva o de la vagina te gusta que te toquen?
  • ¿Qué parte del cuerpo prefieres que usen para hacerlo?

El estudio afirma que, cuando el clítoris entra en escena, más de un 40% de las mujeres afirmaba llegar al orgasmo en más del 75% de las ocasiones.

De hecho, dos tercios de las encuestadas respondieron que la estimulación directa al clítoris era la más excitante y la mayoría dijo que disfrutaba las caricias alrededor de la zona. Tan solo un 18% reconocía poder llegar al clímax únicamente con la penetración vaginal.