La soledad emocional

El matiz que dota a la soledad de propiedades nocivas para la salud emocional es, sin duda, el rechazo a la misma. Cuando es vivida con aceptación, como resultado quizá de la disolución de un vínculo personalmente significativo, permite reorganizar las prioridades y expectativas.

La soledad emocional es un sentimiento devastador si no sabemos cómo combatirlo. La mayoría de las veces es nuestra actitud la que nos lleva a sentirla.
 
Buscar placer en la comida o el alcohol y estar propenso a un riesgo más alto de padecer demencia pueden ser consecuencia de un aislamiento constante. La soledad no es equivalente a estar solo. Aunque muchas veces esté rodeado de gente, usted puede sentir que no confía en nadie o se siente solo pese a estar acompañado.
 
Los médicos saben desde hace tiempo que la soledad no es buena para la salud mental, ya que tiene asociadas patologías como la depresión, el estrés, la ansiedad y la falta de autoestima. … Algunos estudios sugieren que la soledad puede causar enfermedades con consecuencias fatales.
La soledad puede ser deseada en algunas personas, para alcanzar un estado de concentración o llegar a objetivos que necesitan llegar solos. La soledad es un estado de aislamiento en el cual un individuo se encuentra solo, sin acompañamiento de una persona o animal de compañía.