¿SI MI PAREJA NO QUIERE ACUDIR A TERAPIA DE PAREJA…. ?

¿VOY SOLO/A A TERAPIA DE PAREJA?


Si le fuerzas, vas a conseguir el efecto contrario del buscado. E, incluso, podrías poner en serio peligro vuestra relación. Por tanto, tu única salida es negociar con tu pareja y consensuar algunas de las pautas que veremos después. Por ejemplo: le puedes sugerir ir a una sesión de terapia una vez y sin compromiso de futuras visitas. Es muy importante que el terapeuta sea alguien que os inspire confianza. Tiene derecho, también, a elegir a la persona que ayudará a fortalecer vuestro matrimonio.

Debes pactar que, si el terapeuta no es del agrado de tu pareja, está abierta la posibilidad de elegir a otro/a psicólogo. También puedes negociar hacer algo a cambio por tu pareja para convencerlo para ir a terapia.

Piensa que, quizás tu pareja se resista a ir a terapia ahora, pero ello no quiere decir que nunca cambiará su pensamiento, especialmente, si ve indicios de que te pierde. Igualmente, muchas personas se vuelven más receptivas cuando la relación empieza a mejorar, sin saber que ello no ha ocurrido “por arte de magia” sino porque, en la mayoría de casos, la otra parte ya se ha adelantado a ir al psicólogo de pareja para saber qué y qué no debía hacer.

Normalmente, se encuentran con que la terapia no es como ellos creían y descubren que puede ser una gran ayuda para devolver la paz a la pareja.

¿Preparados para que un psicólogo os ayude? Deja tu consulta en nuestro espacio de terapia de pareja.

✆ 653811887

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.