Efectos secundarios del ALPRAZOLAM

El uso de alprazolam puede ser de gran utilidad en el tratamiento de sintomatología diversa, especialmente en lo referente a la ansiedad. Sin embargo, se trata de un psicofármaco que puede generar diferentes efectos adversos, por lo que su uso siempre tiene que estar indicado y supervisado por el médico.

Entre ellos suele destacarse como más habitual la presencia de somnolencia y sedación, ocasionalmente junto con cefalea y mareos. La concentración y atención se ven disminuidas. También pueden producirse náuseas y vómitos, fatiga, visión borrosa, hipotensión, incontinencia urinaria, temblores, o alteraciones sexuales. Mucho menos habitual es la presencia de reacciones adversas como aumentos de la presión intraocular, confusión, alucinaciones, irritabilidad, agitación o agresividad.

Otro de los efectos adversos a tener en cuenta es que el consumo de alprazolam y otras benzodiacepinas puede generar problemas puntuales de memoria, tanto a nivel retrógrado como anterógrado. Puede generar dificultades a la hora de recordar informaciones anteriores, o dificultar el aprendizaje de nuevas informaciones. También se puede encontrar que en ocasiones pueden aparecer ideaciones suicidas. En casos raros también aparecen reacciones paradójicas, es decir reacciones contrarias a las que se esperan tras la administración del tratamiento (inquietud, ansiedad, agitación, etc.).

Además de estos síntomas debe tenerse en cuenta que las benzodiacepinas son sustancias con potencial adictivo, corriéndose el riesgo de adquirir dependencia a ellas. En el caso del alprazolam este riesgo existe, aunque es menor que el de benzodiacepinas de acción corta. También es fundamental tener en cuenta que el consumo de psicofármacos no debe cesase de golpe, ya que existe la posibilidad de que aparezca síndrome de abstinencia o incluso ansiedad de rebote.

Del mismo modo, existe riesgo de sobredosis, que puede generar paradas o insuficiencias cardiorrespiratorias. Estas sobredosis, a veces, pueden ser tratadas con flumazenil.

Contraindicaciones

El uso de alprazolam no está recomendado para todo tipo de pacientes, sino que existen circunstancias que pueden hacer que este psicofármaco esté contraindicado. Una de ellas se da en pacientes con glaucoma de ángulo estrecho, así como en aquellos sujetos que padezcan alteraciones en las vías respiratorias o padezcan insuficiencia respiratoria, pues puede ser peligroso para ellos. También está contraindicado en miastenia.

Del mismo modo no debería consumirse durante el embarazo y la lactancia. Asimismo tampoco aquellos pacientes que tengan insuficiencia renal o hepática deben consumir este medicamento, o bien las dosis deben estar muy pautadas teniendo en cuenta dicha insuficiencia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.