EL TRAUMA INFANTIL

Dado que la infancia es la época en la que se empieza a construir nuestro “Yo”, y que nuestro cerebro se desarrolla en un 80% en los dos primeros años de vida, un niño cuyos padres no sean capaces de reconocer sus necesidades emocionales básicas puede desarrollar un problema de apego que lleve y mantenga hasta la vida adulta. Es por esto que se habla del apego seguro en la infancia como un factor protector de la salud mental en la edad adulta.

Hacer reparaciones de un trauma muchas veces nos lleva a trabajar algunos aspectos de la infancia que pueden estar olvidados o incluso a los que no hemos prestado atención en años, pero que sin embargo han servido para que nuestro sistema se organizase de una determinada manera alrededor de esta información.

Paradójicamente, a veces se cree que un trauma como un accidente, un terremoto o una inundación, es difícil de superar. Pero, en contra a esa creencia, los psicólogos sabemos que los traumas que nosotros denominamos complejos son los que proceden de rupturas en el apego, con una base tan simple en la confianza con el otro, que en la infancia se traduce por esa capacidad del cuidador de mirarnos, atendernos, darnos seguridad y, sobre todo, darnos amor.

EN QUE CONSISTEIX UNA TERÀPIA DE PARELLA

Una teràpia, en el camp de la Psicologia, consisteix en una sèrie de reunions en els quals, mitjançant la conversa i altres tècniques, la persona o persones que acudeixen volen vèncer les seves dificultats. Per a això és necessari que la mateixa persona comprengui com es van originar els problemes i com pot afrontar-los. Coneixent-millor pot generar noves maneres de resoldre els teus problemes.

La teràpia de parella no és més que un tipus de teràpia psicològica en la qual dues persones volen superar les seves dificultats juntes, ja que ambdues volen romandre un / a al costat de l’altre / a. Aquesta és l’única premissa important en aquest tipus de teràpia, que ambdues parts estiguin d’acord en resoldre les diversitats de manera conjunta. Encara que també existeixen teràpies de parella en què només un dels dos és qui acudeix a les sessions, aquesta modalitat no té l’impacte ni l’eficàcia suficient per crear competències de resolució com té l’opció de metodologia conjunta. De manera que, si un dels dos membres està ignorant el que passa, no podrà avançar personalment ni amb el seu company / a sentimental.

Però ¿Quin tipus de problemes experimenten aquestes parelles habitualment? En termes generals, les parelles solen tenir un dèficit marcat en enteniment i habilitats de comunicació. Aquesta dificultat és la que més afecta a la parella, ja que, si tots dos no tenen una bona comunicació, els problemes s’aniran acumulant a causa de no poder resoldre’ls en no tenir les eines comunicatives necessàries per afrontar-los. El segon problema és el sexe, ja que moltes parelles no es sents satisfetes sexualment o tenen problemes per excitar-se, la qual cosa crea frustració tant personal com amb la parella. Finalment, la desconfiança és l’arma més traïdora en la relació. Quan una parella no confia un en l’altre, apareixen molts més problemes derivats d’aquest últim. La gelosia, el nerviosisme, la tensió, el control, la desesperació són algunes d’aquestes conseqüències.

Autor: Xavier Conesa

EL SEXO: PLACER O ADICCIÓN

La importancia de reconocer este problema como un “desorden de salud” es la posibilidad de que aquellos que han dejado de disfrutar el sexo y han pasado a sufrirlo pidan ayuda. Reconocerlo como “dolencia” no exime a quien lo padece de ser responsable de sus actos, como sucede con tantas otras enfermedades —tanto mentales como somáticas— que implican la voluntad del paciente en su desarrollo o tratamiento (un ejemplo: el que sufre de sobrepeso o hipertensión). Y bajo ningún concepto podrá ser utilizado en medicina forense como argumento atenuante —y mucho menos eximente— de conductas delictivas. No existe causa física que impida a la persona ser responsable final de su conducta.

Decir que la mayoría de las personas infieles son adictas sería como decir que lo son los que se masturban o ven pornografía. Quien busca el sexo con el único fin de obtener placer no es adicto. Que sea o no vicioso no es objeto de estudio de la medicina.

ADICCIÓN AL SEXO

Esta patología afecta en torno a un 6% de la población occidental y es más frecuente en hombres como consumidores directos. Parecen ser más vulnerables aquellos que ya han tenido otras adicciones, como el juego. Es frecuente que las personas que solicitan de forma compulsiva los servicios de profesionales del sexo lo hagan en el contexto del consumo de drogas, en particular de cocaína. Reconozcámoslo: el apoyo incondicional a tu pareja durante un periodo de ludopatía o de adicción a la cocaína puede resultar difícil. Pero aceptar que solicite compulsivamente los servicios sexuales de otras personas va más allá del apoyo, pues afecta a la propia percepción de ti mismo. Hay mujeres que modifican su cuerpo con prótesis mamarias o tatuajes para resultar más atractivas. Hombres que sufren impotencia porque no pueden satisfacer a su pareja. En ocasiones hacen todo tipo de intentos desesperados por ofrecer juegos eróticos con los que la pareja al final no se siente cómoda. Esa inseguridad, en definitiva, es intensamente dolorosa y genera tristeza, rabia, ira y hasta odio. Entender y perdonar a una persona adicta al sexo puede convertirse en un acto casi heroico que no todos están preparados para asumir.

OBSESIÓN POR EL SEXO

La Organización Mundial de la Salud ha incluido el comportamiento sexual compulsivo como un desorden mental. Las alarmas saltan cuando se esfuma el placer y aparece la ansiedad.

EL COMPORTAMIENTO SEXUAL compulsivo ha sido incluido recientemente como un desorden de salud mental en la lista de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se define como “un patrón persistente de falla para controlar los deseos sexuales o impulsos sexuales intensos y repetitivos que resultan en un comportamiento sexual repetitivo”. Por el momento, no ha sido considerado un trastorno o una adicción como tal, por lo que el intenso debate sobre si se trata de una adicción o no sigue abierto. Todo lo que genera placer es susceptible de generar un comportamiento compulsivo, adictivo. Ha sucedido siempre con las drogas, el alcohol o el tabaco. El sexo lo genera. Para todos, la tentación puede estar ahí. Hay personas más libidinosas que otras, y ser más o menos capaz de controlar el impulso sexual es algo que concierne a cada uno. Pero ¿dónde termina el vicio y empieza el trastorno? Cuando ya no es el placer sexual el motor que lo conduce a repetir la conducta, sino evitar el displacer. Cuando no consumir le produce un intenso sufrimiento: ansiedad, angustia. Cuando su vida empieza a verse afectada porque su objetivo de consumo se convierte en prioridad.

Una persona adicta al sexo puede empezar a “ponerse pesada” con su pareja o a masturbarse con más frecuencia. Dedicar cada día más tiempo o más dinero a la pornografía. Puede empezar a descuidar sus tareas en casa. Encerrarse en un “estudio” y no jugar con sus hijos o cenar en familia. Llegar tarde al trabajo o consumir pornografía en la oficina. Puede gastar todo su dinero en prostitución y abandonar por completo sus obligaciones. Aunque no nos guste etiquetar a nuestros pacientes, los profesionales de la salud mental tenemos que poner nombre a aquello que es potencialmente peligroso o que genera sufrimiento a la persona o a su entorno. Y una persona adicta al sexo puede destrozar su vida.

DEJAR DE FUMAR….COMO REACCIONAMOS

El tabaquismo es una de las principales causas de muerte evitable en el mundo.



A pesar de ello, algunos fumadores se sienten intimidados y no lo intentan porque piensan que dejar de fumar y ver mejoras en su salud y su bienestar llevará muchísimo tiempo. Sin embargo, la línea temporal para ver los beneficios reales de dejar de fumar es mucho más rápida de lo que la mayoría cree, pues los beneficios para la salud son casi instantáneos tras el último cigarrillo y continúan mejorando. Veamos la cronología de nuestro organismo tras dejar de fumar:

1 hora después de dejar de fumar

Apenas 20 minutos después de habernos fumado el último cigarrillo, la frecuencia cardíaca baja y vuelve a la normalidad. La presión arterial comienza a caer, y la circulación comienza a mejorar.


Después de 12 horas

Los cigarrillos contienen una gran cantidad de toxinas conocidas, como el monóxido de carbono, un gas presente en el humo del cigarrillo que previene que el oxígeno entre en los pulmones y la sangre. Inhalarlo en grandes dosis en poco tiempo, puede provocar asfixia por falta de oxígeno. Pues bien; tras 12 horas sin un cigarrillo, el cuerpo se limpia del exceso de monóxido de carbono, volviendo los niveles a la normalidad y aumentando los niveles de oxígeno en el organismo.


Después de 1 día
Tras 1 día sin fumar, el riesgo de ataque cardíaco comienza a disminuir. La presión arterial se reduce, disminuyendo el riesgo de enfermedad cardíaca de la presión arterial alta inducida por fumar. En este corto período de tiempo, los niveles de oxígeno habrán aumentado, haciendo que la actividad física y el ejercicio sean también más fáciles de hacer, promoviendo hábitos saludables para el corazón.


Después de 2 días

Teniendo en cuenta que fumar daña las terminaciones nerviosas responsables de los sentidos del olfato y del gusto, 2 días después notaremos un mayor sentido del olfato y los sabores más vivos de los alimentos.


Despues de 3 días

En 3 días, los niveles de nicotina en el cuerpo se agotan. Si bien es más saludable no tener nicotina en el cuerpo, este agotamiento inicial puede causar sensación de abstinencia. De ahí que en este momento, la mayoría de las personas experimente mal humor, irritabilidad, dolores de cabeza severos y antojos.


Después de 1 mes

La función pulmonar comienza a mejorar. A medida que los pulmones se curan y la capacidad pulmonar mejora, los ex fumadores notarán menos tos y menor dificultad para respirar. Aumenta la resistencia atlética y mejor desempeño de actividades cardiovasculares, como correr y saltar.


Después de 1-3 meses

Durante los próximos meses tras dejar de fumar, la circulación sigue mejorando.


Después de 9 meses

Nueve meses después de dejar de fumar, los pulmones se han curado de manera significativa. Los cilios, esas delicadas estructuras parecidas a los cabellos dentro de los pulmones que ayudan a expulsar el moco y a combatir las infecciones, ya se han recuperado.


Después de 1 año

Un año después de dejar de fumar, el riesgo de enfermedad coronaria disminuye a la mitad. Este riesgo seguirá bajando.

Cuando una persona deja de fumar, su cuerpo comenzará a sanar naturalmente y recuperará la vitalidad de un no fumador con el paso del tiempo


Después de 5 años

Los cigarrillos contienen muchas toxinas que hacen que las arterias y los vasos sanguíneos se estrechen. Tras 5 años sin fumar, las arterias y los vasos sanguíneos comienzan a ensancharse de nuevo, lo que disminuye el riesgo de accidente cerebrovascular.


Después de 10 años

Tras 10 años sin fumar, las posibilidades de desarrollar cáncer de pulmón y morir de él se reducen aproximadamente a la mitad en comparación con alguien que sigue fumando. La probabilidad de desarrollar cáncer de boca, de garganta o de páncreas también se ha reducido significativamente.


Después de 15 años

Tras 15 años sin fumar, la probabilidad de desarrollar enfermedad coronaria es la equivalente a la de un no fumador, igual que el riesgo de desarrollar cáncer de páncreas.


Después de 20 años

Tras 20 años sin fumar, el riesgo de muerte por causas relacionadas con el tabaquismo, incluyendo la enfermedad pulmonar y el cáncer, disminuye al nivel de una persona que nunca ha fumado en toda su vida.

Así, cada año sin fumar disminuye los riesgos de sufrir enfermedades y mejora la salud general, por lo que apartar los cigarrillos de nuestra vida es una excelente opción para cualquier persona que sea fumadora.

VIOLENCIA DELS FILLS CAP ALS PARES

Què és la violència filio-parental?
La violència filio-parental és un tipus de violència intrafamiliar que es caracteritza per un conjunt d’actes agressius que són perpetrats per un menor cap al seu progenitor, fent que aquest últim se senti amenaçat, intimidat i controlat.

En el codi penal espanyol, la violència filio-parental està tipificada en l’article 173 (2) i es defineix com “maltractaments habituals en l’àmbit familiar“, on la principal característica és la relació civil o de convivència entre la víctima i l’ agressor, el que no necessàriament implica el vincle biològic entre els dos. Dit d’una altra manera, la víctima és qui té una responsabilitat civil amb l’agressor, encara que no sempre es tracti del progenitor.

Punts carecteristics:
La violència filio-parental es pot presentar tant en famílies que tenen un vincle sanguini, com en famílies d’acollida, adoptives o reconstruïdes. Així mateix, l’agressió pot directament o indirecta, i els maltractaments poden ser de tipus verbal, psicològic, material o econòmic, físic o sexual.

Aquests maltractaments es caracteritzen també per la presència de conductes d’intimidació, control, domini o poder de part de l’agressor, que són realitzades de manera intencionada i que poden causar perjudici o dolor a la víctima. D’altra banda, les agressions poden exercir-se per un o per diversos membres del nucli familiar, i dirigir-se a un o diversos membres del mateix.

En tractar-se d’un fenomen socialment inacceptable, una de les característiques de la violència filio-parental és que sol mantenir oculta dins del si familiar, el que agreuja el cercle de violència. Pel mateix, es tracta d’un fenomen que fins fa poc no havia estat estudiat.

Especialment quan es tracta de fills menors d’edat, aquest fenomen sol encobrir-, ja que la responsabilitat sobre la conducta del nen tendeix a recaure completament sobre els pares, en molts casos sobre la mare, que és precisament objecte de l’agressió a majoritàriament.

Actualment, la violència filio-parental ha cobrat especial interès, per la qual cosa hi ha una gran quantitat de literatura especialitzada sobre el tema.

Per què passa?
La majoria dels casos l’exerceix un menor home d’entre 12 a 18 anys, i que l’agressió ocorre principalment cap a la mare. Sol ser el fill gran, encara que pot tractar-se de fills menors, el que generalment passa quan els grans han abandonat la llar.

La violència filio-parental es relaciona amb el desenvolupament de personalitats i conductes dominants dels nens, el que al seu torn és conseqüència tant d’una societat excessivament permissiva, com de l’exposició prèvia a la violència.

LES DONES SÓN COM UN RADAR RECEPTOR

La festa estava molt animada quan ells van arribar. Un cop dins, la Suc va mirar enJohn als ulls i, gairebé sense moure els llavis, li va xiuxiuejar: «mira aquesta parella al costat de la finestra…» en John va tombar el cap per mirar. «No miris!» va murmurar ella. «Mira que en saps poc de dissimular!… La Sue era incapaç d’entendre que en John s’hagués tombat d’aquella manera tan indiscreta i ell no podia entendre que ella pogués veure la gent de la festa sense haver-se de girar. En aquest capítol explorarem i estudiarem les diferències en la percepció sensorial entre els dos sexes i les implicacions que això comporta a les relacions de parella.
A una dona li resulta fàcil copsar quan una altra està preocupada o se sent ferida, mentre que un home normalment necessita evidències físiques, com llàgrimes, un atac de nervis o una bufetada a la cara, per poder intuir que alguna cosa va malament. Això ve provocat perquè les dones, com la majoria de les femelles dels mamífers, estan dotades d’uns aparells sensorials molt més refinats que els homes. En el seu paper de procreadores i protectores dels nadons, les femelles han de poder percebre els canvis de caràcter i d’actitud dels altres. Allò que habitualment coneixem com a «intuïció femenina» és l’aguda apreciació dels petits detalls i canvis en l’aparença o en la conducta dels altres. És quelcom que al llarg de la història ha desconcertat els homes, que quan intenten amagar alguna cosa sempre són descoberts. Un dels nostres assistents al curs va explicar que era increïble la vista que arribava a tenir la seva dona per descobrir alguna cosa que ell intentava amagar, però que aquesta extraordinària facultat semblava abandonar-la quan intentava aparcar el cotxe al garatge. Això es dóna perquè l’habilitat per calcular la distància entre el paraxocs i la paret del garatge mentre s’està aparcant és una facultat espacial que es troba més desenvolupada en elles.

DEPRESIÓN MUESTRA BUENA RESPUESTA A LA TERAPIA HUMANISTA

En el caso de la Terapia Focalizada en el Emoción, existen al menos tres investigaciones cuyos resultados pre-post están disponibles y otros tres que se podrían calcular. Las tres primeras investigaciones son las más importantes. Tanto el York I Depression study (1998) y el York II Depression study (2001) los realizó Greenberg y su equipo en la universidad de Toronto. En estos estudios, se comparaba la Terapia Focalizada en la Emoción con la terapia Centrada en la Persona. No se encontraron diferencias en la reducción de síntomas depresivos ni al terminar la terapia ni durante el seguimiento 6 meses después, pero la TFE tenía mejores resultados a mediados y final de tratamiento tanto en el nivel total de los síntomas, como en la autoestima y reducción de problemas interpersonales. La tercera investigación, la llevó a cabo Watson y su equipo en Toronto en el 2003. En ésta, compararon la TFE y la terapia Cognitivo Conductual. No encontraron diferencias significativas entre ambos grupos. Ambas terapias mejoraron el nivel de depresión, autoestima, sintomatología en general y actitudes disfuncionales. Sin embargo, la TFE mejoraba la asertividad de los pacientes.


Artículo recomendado: ¿Qué es un psicoterapeuta?

La TFE ha demostrado con el ejemplo que se puede demostrar la efectividad de las terapias humanistas, hacer una terapia verdaderamente integradora, y crear la terapia a partir de lo investigado en los procesos de cambio, no investigar a raíz de una teoría de terapia ya construida con anterioridad. Ojala todas las formas de terapia puedan ir acercándose más y mejoren nuestra comprensión de los trastornos.