Psicólogos Mollet, Ansiedad y Depresión – Estudio

Psicologos Mollet Ansiedad y Depresion Estudio

Autor/autores: Xavier Conesa Lapena
Fecha Publicación: 31/10/2018
Área temática: Psicología general , Salud mental , Depresión , Tratamientos , Trastornos de ansiedad . 

Psicologos Mollet Ansiedad y Depresion

RESUMEN:

De los 538 adolescentes estudiados se encontraron 218 resultados positivos para síntomas sugestivos de ansiedad y/o depresión, lo que corresponde a un 40,5 % de la población estudiada, proporción importante y la cual es elevada si se compara con los datos globales de prevalencia de enfermedad mental en la población pediátrica (10-20 %) (17). Esta diferencia se podría explicar porque al aplicar las escalas se detectan los individuos con síntomas sugestivos de ansiedad y/o depresión que podrían ser circunstanciales o secundarios a una situación estresante transitoria y no necesariamente corresponder a un trastorno, para lo cual se requeriría confirmar el diagnóstico con una entrevista psiquiátrica a profundidad (15). De los 538 adolescentes encuestados, se encontró que el mayor porcentaje estaba dado por síntomas sugestivos de ansiedad con un 37 %, luego síntomas sugestivos de depresión con un 11 %, lo cual corresponde a lo encontrado en la literatura para sintomatología ansiosa y depresiva en población general infantil que reporta puede encontrarse entre el 2,6 % y 41,2 % para ansiedad y entre 6,2 % y 10,6 % para depresión (21,22,23). La prevalencia de síntomas depresivos encontrada en éste estudio fue similar a varios estudios realizados a nivel europeo, entre ellos uno realizado en Bucaramanga (2004 que reportó una prevalencia del 9,2 % en escolares pero de una edad inferior a la de éste estudio (8-11años), y otro realizado en un municipio de Rubí utilizando el CDI, donde encontraron una prevalencia de 25,2 %; porcentaje muy superior a lo encontrado en nuestro estudio y a lo reportado en la literatura mundial (20). En cuanto al género, se encontró que, a diferencia de lo encontrado en el estudio de Bucaramanga, los hombres presentaron una prevalencia mayor de síntomas depresivos 6,9 %, en comparación con las mujeres 5,4 %, pero se debe tener en cuenta que las edades del estudio también eran diferentes . Sin embargo, en el estudio realizado en Rubí, encontraron una prevalencia similar, con un 14,4 % de síntomas sugestivos de depresión en hombres versus 10,8 % en mujeres, con mayor prevalencia en los hombres (20). En cuanto a la presencia de síntomas sugestivos de ansiedad y relación con el género, se encontró que es significativamente mayor la presencia de ansiedad en mujeres que en hombres, lo cual concuerda con los hallazgos reportados por la literatura en general (20). Para síntomas depresivos y síntomas mixtos, a pesar de predominar estos trastornos en los hombres, no se encontró diferencia significativa Se concluye entonces que los síntomas ansiosos y depresivos son frecuentes en la población de adolescentes, por lo cual se hace indispensable sospecharlos y detectarlos de manera temprana para que reciban una atención oportuna, implementando medidas de educación a padres, maestros y orientadores. La prevención radica en fortalecer los factores protectores como autoestima y resiliencia para evitar la aparición de estos trastornos. El futuro de la salud de nuestras comunidades, no depende solo de nuestra capacidad de enfrentar las enfermedades agudas, sino, sobre todo, de las respuestas que podamos implementar ante los desafíos de un mundo cambiante; y la irrupción de las enfermedades crónicas, en especial las que afectan el comportamiento, la salud mental y la calidad de vida de nuestros niños, las cuales de no ser tratadas a tiempo pueden causar comorbilidad y complicaciones, como el suicidio, dejando secuelas tanto para la familia como para la comunidad.

Palabras clave: Psicologo Mollet, Psicologos Mollet, Ansiedad Mollet, Depresion Mollet

VOLVER AL INDICE

EL DESEO SEXUAL DE LA MUJER

Andreas Baranowski y Heiko Hecht, los investigadores alemanes que en 2015 replicaron el experimento de 1978 en una discoteca -y hallaron los mismos resultados- se preguntaron qué pasaría si las mujeres recibieran una oferta de sexo casual de una forma en la que no tuvieran que temer, ni por su reputación ni por su integridad física.

Idearon un segundo experimento para atenuar el factor miedo: invitaron a un grupo de voluntarios, hombres y mujeres, a un laboratorio con el pretexto de ayudar a una empresa de citas a evaluar su algoritmo de compatibilidad.

Les presentaron diez fotos de miembros del sexo opuesto y les hicieron creer que los diez ya habían acordado reunirse con ellos (ya sea para una cita o para tener sexo).

Los resultados fueron notables: casi no hubo diferencias entre los sexos.

El 100% de los hombres y el 97% de las mujeres aceptaron tener una cita con al menos uno de los candidatos, con el potencial de tener sexo.

Otro estudio realizado por Terri Conley alcanzó conclusiones similares.

Conley decidió utilizar figuras reconocidas -estrellas de Hollywood- como las potenciales parejas casuales, en vez de extraños.
La mayoría de los hombres y mujeres encuestados dijo que aceptaría tener sexo casual con Angelina Jolie y Brad Pitt, respectivamente.
Le preguntó a un grupo de hombres si se aceptaría una propuesta sexual de Angelina Jolie y a un grupo de mujeres si aceptaría tener sexo con Brad Pitt.

La mayoría de los consultados dijo que .

Estos experimentos pusieron en tela de juicio las conclusiones tan categóricas que por décadas se mantuvieron respecto al famoso trabajo de Hatfield y Clark.

Y sugieren que la imagen que tienen muchos de que las mujeres son conservadoras y no les gusta tanto el sexo como a los hombres, está errada.

(* Este artículo está basado en el programa “¿Te quieres acostar conmigo?” de BBC Radio 4. Puedes escucharlo en inglés aquí.)

“Lo que realmente somos es seres sociales y no puedes separar una cosa de la otra”, aseguró.

LA MUJER Y EL SEXO

El experimento alemán de 2015 se realizó en una discoteca pero los resultados fueron QUE ELLOS SI ATODO
Y ELLAS NO.
Pero aún allí, los resultados del experimento original de Hatfield y Clark se mantuvieron intactos.

La mujer y el sexo
Pero a pesar de que las conclusiones del experimento parecen indisputables -se trata de uno de los pocos estudios sociales en los que nadie cuestiona los resultados- han surgido algunas voces, sobre todo femeninas, que consideran que se trata de un malentendido.

Estas críticas no disputan el hecho que la vasta mayoría de las mujeres rechazará una oferta sexual de un extraño. Pero dicen que eso no significa que no les guste el sexo casual.

Aseguran que la explicación de los resultados no es biológica, sino cultural.

En su libro, “Inferior: How Science Got Women Wrong” (“Inferior: cómo la ciencia malinterpretó a las mujeres”) la periodista científica Angela Saini sostiene que son las restricciones morales que dictan cómo una mujer debe comportarse las que explican el rechazo femenino al sexo casual.

Saini objeta las interpretaciones que se quedan solamente en lo biológico.

“(Es incorrecto) pensar que puedes separar la naturaleza y la crianza, lo biológico y lo cultural, y llegar a la raíz de quiénes realmente somos”, le dijo a la BBC.
Así lo confirma la psicóloga Terri Conley, quien realizó un estudio sobre el tema en 2011. “Las mujeres son juzgadas con más dureza por tener relaciones sexuales ocasionales que los hombres, y es algo que les preocupa”.

Conley lo ilustra con un ejemplo de la vida moderna: el llamado “walk of shame” (camino de la vergüenza), como se llama cuando una mujer regresa por la mañana a su casa, vestida con su ropa de la noche anterior, tras haber tenido un encuentro casual con alguien.

“Hay estudios que muestran que la mujer pone en riesgo su reputación si acepta una oferta de sexo: puede ser considerada una puta o una desesperada sexual. El hombre no sufre un daño social”, coincide Cordelia Fine, autora de “Testoterone Rex“.
La mujer arriesga su reputación si acepta tener sexo casual y muchas temen ser juzgadas.
Fine, profesora de la Universidad de Melbourne, destaca otro elemento clave para entender por qué todas las mujeres en los estudios rechazaron tener sexo con un extraño: el miedo a la violencia.

“Lo que los experimentos realmente demostraron es que las mujeres no están muy interesadas en arriesgarse a entrar en una situación en donde podrían ser asesinadas, violadas o podrían avivar el interés de un potencial acosador”, le dijo a la BBC.

¿QUIERES ACOSTARTE CONMIGO?

El famoso experimento sobre sexo casual arrojó resultados que sorprendieron.
Es un experimento tan famoso que incluso inspiró una pegadiza canción de los años ’90: “¿Te quieres acostar conmigo?” de la banda británica de jazz-pop Touch and Go.

Esa fue la pregunta que un grupo de estudiantes, varones y mujeres, le hicieron a extraños del sexo opuesto, como parte de un experimento realizado en el campus de la Universidad Estatal de Florida, en Estados Unidos, en 1978.

Los resultados causaron asombro: tres de cada cuatro hombres respondieron que sí a la propuesta. En cambio, ni una sola mujer aceptó.

Interesantemente, otra de las preguntas que fueron parte del estudio –¿tendrías una cita conmigo?– arrojó resultados muy diferentes: cerca de la mitad de los consultados, tanto hombres como mujeres, respondieron afirmativamente.

Las conclusiones de los expertos fueron contundentes: el experimento claramente había demostrado las diferencias en las actitudes femeninas y masculinas hacia el sexo casual y confirmado un antiguo estereotipo sobre los sexos.
Para el psicólogo y escritor canadiense Steven Pinker esto no debería haber sorprendido a nadie.

“Si uno observa los fenómenos sociales ve que los hombres tienen más tendencia a ser acosadores sexuales, a consumir pornografía visual, a contratar prostitutas”, observó a la BBC.

Según Pinker el experimento simplemente “confirmó de forma dramática una diferencia biológica básica: (…) que un hombre puede reproducirse potencialmente mucho más rápidamente que una mujer”.
Para el famoso psicólogo y escritor Steven Pinker el estudio mostró las diferencias biológicas entre hombres y mujeres.
“Cuando una mujer queda embarazada, está atada por nueve meses al embarazo, mientras que un hombre puede engendrar tantos niños como la cantidad que encuentre de parejas dispuestas a tener sexo con él”.

“Es una asimetría que forma parte de nuestra anatomía”, consideró Pinker. “Y no es sorprendente que otra parte de nuestra anatomía, nuestro cerebro, refleje esa diferencia”.

En resumen, entonces, lo que Pinker y muchos otros expertos concluyeron del experimento es que al existir el riesgo de quedar embarazada, la mujer es mucho más cuidadosa a la hora de elegir pareja y no tiene interés en el sexo casual.

Varios estudios posteriores que reprodujeron el experimento de 1978 llegaron a los mismos resultados, sugiriendo que no se trataba de algo relacionado con tabúes de la época.

Uno de los experimentos más recientes, realizado en Dinamarca en 2010, mostró que tampoco tenía que ver con un posible puritanismo de la cultura estadounidense.

Ese estudio dio los mismos resultados que siempre: ni una sola mujer aceptó tener sexo casual con un extraño, a contramano de la mayoría de los hombres.

Incluso ahondó la percepción de que a los hombres les obsesiona el sexo: ¡más hombres dijeron que sí a un encuentro sexual con una extraña que los que aceptaron tomar un café que una mujer que no conocían!

Otro trabajo realizado en Alemania en 2015 cambió la locación del experimento a un lugar considerado más propicio para una propuesta “indecente”: una discoteca.
El experimento alemán de 2015 se realizó en una discoteca pero los resultados fueron los mismos.
Pero aún allí, los resultados del experimento original de Hatfield y Clark se mantuvieron intactos.

ANTIDEPRESIVOS QUE NO AFECTAN LA SEXUALIDAD

Uno de los efectos secundarios más desagradables de los tratamientos para la depresión y que más abandono provoca en la adherencia terapéutica es la disminución de la libido o el deseo sexual. Sin embargo, este problema de tolerabilidad podría estar solventado con la nueva generación de antidepresivos con un innovador mecanismo de acción multimodal. Según el psiquiatra Enric Álvares, “la dosis de 10 o incluso 15 mg/día de Vortioxetina ha demostrado, en estudios llevados a cabo con animales, producir la misma disfunción sexual que el placebo, es decir, ninguna”.

“La disfunción sexual es un efecto muy común en muchos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (SSRIs), pues la serotonina ayuda a manejar la depresión y la ansiedad, pero en mucha cantidad inhibe el deseo sexual. Adicionalmente, es posible que a medida que aumenta la serotonina se reduzca la dopamina, otro neurotransmisor que facilita la excitación sexual”, ha asegurado el doctor Enric Álvarez, director del Servicio de Psiquiatría del Hospital de la Santa Creu i Sant Pay y profesor titular de Psiquiatría en la Universidad Autónoma de Barcelona, durante la rueda de prensa convocada por Lundbeck para presentar el primer fármaco de esta nueva generación de antidepresivos.

El doctor Álvarez advierte que no se han registrado los mismos resultados con dosis superiores a 20 miligramos, pero insiste en que esta nueva generación de antidepresivos demuestran “mayor tolerabilidad en el paciente en cuanto a impulso sexual”. Para él, este nuevo tratamiento puede ser una herramienta de ayuda para mejorar la adherencia en aquellos pacientes que tantos les preocupa la disfunción sexual que sufren al tomar medicamentos como Paxil, Prozac o Zoloft, entre otros.

TERAPIA DE PAREJA. QUAN EL FUTUR PREOCUPA

Quan hi ha indecisió sobre els plans de futur


Les relacions de parella són en part la manera en què s’experimenta el present, i en part són, també, la manera en què es planeja el futur junts.

Si es perceben discrepàncies i conflictes en aquest segon aspecte, la teràpia de parella pot oferir un espai en el qual cada part de la relació trobarà noves eines per expressar expectatives que abans no sabia com expressar, i també es disposarà del context adequat per establir una conversa honesta sobre el que cada un vol trobar en la relació.

Quan els fills pertorben massa la pau de la llar


L’aparició de fills i filles sol ser un esdeveniment molt feliç, però en ocasions també pot fer que i no es disposi de l’espai necessari per fer que la relació tingui els seus moments d’intimitat. En la teràpia de parella es poden discutir estratègies eficaces perquè la relació sigui s’adapti a aquesta situació.

TERAPIA DE PAREJA CUANDO FALLA LA COMUNICACIÓN

Cuando la relación está aquejada de fallos de comunicación.


Muchos problemas de pareja se basan en algo tan simple y tan complicado a la vez como los problemas de comunicación. Asistir a las sesiones de terapia de pareja puede servir para introducir en nuestra vida nuevas dinámicas de relación en las que la expresión directa y honesta de los puntos de vista de cada uno tenga un espacio reservado.

Durante las mismas sesiones de terapia, de hecho, se van a producir los primeros intercambios de impresiones importantes que antes no se estaban realizando.

CANVIS EN L’ALIMENTACIÓ INCIDEIXEN EN EL BENESTAR PSICOLÒGIC

Hi ha evidències inqüestionables que una dieta saludable té un impacte positiu per a la nostra salut física. Però què hi ha de malalties mentals com la depressió? Poden empitjorar o millorar segons la nostra dieta?

Els estudis més recents suggereixen que si.

El 2015 un estudi publicat a la prestigiosa revista The Lancet es va tornar un punt de referència en aquest camp de recerca: va suggerir que la nutrició és per a la salut mental tan important com ho és per a la cardiologia, l’endocrinologia o la gastroenterologia.

Ara, una revisió de 41 estudis publicats durant els últims vuit anys revela que certes dietes semblen tenir un efecte positiu per a l’estat d’ànim i al contrari, que certs hàbits alimentaris pobres augmenten el risc de depressió.

Aquestes conclusions acaben de ser publicades a la revista Molecular Psychiatry.

Quines dietes ajuden i quines dietes empitjoren l’estat d’ànim?
Després d’analitzar desenes estudis de Regne Unit, França, Espanya, Austràlia i Estats Units, en què van participar unes 31.000 persones, l’equip investigador va concloure que els aliments processats i els que contenen grans quantitats de greix o sucre condueixen a la inflamació, no només l’intestí sinó de tot el cos, en el que es coneix com “inflamació sistèmica”.

Segons la doctora Camille Lasalle, que va liderar l’anàlisi dels investigadors de la londinenca University College London (UCL), “una dieta pro inflamatòria pot induir a la inflamació sistèmica i això pot fer augmentar directament el risc de depressió d’una manera significativa”.

La inflamació crònica pot afectar la salut mental en transportar molècules pro-inflamatòries al cervell. També pot afectar les molècules neurotransmissores responsables de la regulació de l’estat d’ànim“, va dir Lasalle, que treballa en el departament d’epidemiologia i salut pública de UCL.

I al contrari, els acadèmics van comprovar que els que seguien una dieta mediterrània tradicional tenien una probabilitat molt menor de desenvolupar depressió, que és d’acord a l’Organització Mundial de la Salut (OMS), la major causa de malaltia i discapacitat en el món.

La dieta mediterrània és un model de dieta saludable que normalment inclou molts vegetals, llegums i cereals, a més d’oli d’oliva, peix, fruita seca i carns i lactis en moderació.

ES DEMOSTRA MILLORES EN LA DEPRESSIÓ AMB CANVIS A L’ALIMENTACIÓ

És difícil explicar la connexió entre l’estat d’ànim i el menjar. Hi ha molts factors que poden estar involucrats i que poden entrellaçar. És semblant al dilema de què va ser primer, l’ou o la gallina?

Per exemple, estar deprimit pot causar pèrdua de gana i pot fer que algú no es tingui cura a si mateix i coma pitjor. I al contrari, és més probable que la gent que se sent plena i feliç tingui estils de vida més saludables i porti una dieta millor.

Els acadèmics van veure que els que seguien una dieta mediterrània tradicional tenien una probabilitat menor de desenvolupar depressió.
Si bé aquests matisos són certes, els acadèmics que van fer aquesta anàlisi insisteixen que el que ells van trobar va ser un vincle causal i no simplement una associació.

Segons Lasalle, “una dieta pobra pot augmentar el risc de tenir depressió ja que aquests resultats són d’estudis longitudinals que van excloure al seu inici a la gent amb depressió“.

Els estudis longitudinals són un tipus d’estudi observacional que investiga al mateix grup de gent de manera repetida al llarg d’un període de temps.

Aquests estudis van observar com la dieta en el punt de partida està relacionada amb els nous casos de depressió“, va dir la investigadora.

Però ella mateixa accepta que encara no existeixen proves clíniques sòlides que corroboren aquest vincle causal trobat en els estudis observacionals.

Per això cal fer estudis més rigorosos i específics, com ara un assaig aleatori controlat en persones amb risc de depressió.

“Si bé és cert que una dieta saludable és bona per moltes raons, necessitem tenir més evidències abans de poder dir que una alimentació rica en fruites i vegetals pot millorar la teva salut mental”, ha matisat Naveed Sattar, professor de medicina metabòlica de la Universitat de Glasgow, que no va estar involucrat en l’anàlisi de UCL.

Podria la dieta ser una forma de tractament per a la depressió?
Ara els investigadors han de posar a prova aquesta teoria, per estudiar si la dieta podria ser una forma de tractar la depressió.

Molts especialistes creuen que no hauríem de desestimar el poder de canviar l’alimentació per millorar l’estat d’ànim.
En 2017, un petit però significatiu estudi d’intervenció realitzat a Austràlia va mostrar que una dieta mediterrània modificada va ajudar significativament a molts pacients amb depressió severa dins un període de 12 setmanes.

La doctora Tasmine Akbaraly, coautora de l’estudi de UCL, creu que hi ha prou evidències com perquè comencem a considerar la dieta com una part més de la medicina psiquiàtrica.

Ella creu que els consells sobre la dieta haurien de formar part de la feina rutinari dels professionals de la salut mental .

Si bé pot haver molts altres factors importants relacionats amb els problemes mentals, com el trauma emocional o l’estrès, molts especialistes creuen que no hauríem de desestimar el poder de canviar l’alimentació per millorar l’estat d’ànim.