TERÀPIA DE PARELLA QUAN HI HA PROBLEMES A LES RELACIONS ÍNTIMES

El moment d’assistir a teràpia de parella és, també, aquest en el qual hi ha poca harmonia en les relacions íntimes i en l’expressió d’afectivitat. Això involucra una gran varietat de situacions i va més enllà de l’àmbit de la sexualitat.

Coses tan senzilles com les carícies, els moments de mirar-se als ulls en silenci o les abraçades poden ser un bé que escasseja en algunes relacions, i pot ser complicat “trencar el gel” per començar a incorporar aquest tipus de conductes a la relació.

TERAPIA DE PAREJA CUANDO FALLA LA COMUNICACIÓN

Cuando la relación está aquejada de fallos de comunicación.


Muchos problemas de pareja se basan en algo tan simple y tan complicado a la vez como los problemas de comunicación. Asistir a las sesiones de terapia de pareja puede servir para introducir en nuestra vida nuevas dinámicas de relación en las que la expresión directa y honesta de los puntos de vista de cada uno tenga un espacio reservado.

Durante las mismas sesiones de terapia, de hecho, se van a producir los primeros intercambios de impresiones importantes que antes no se estaban realizando.

LA TERAPIA DE PARELLA

La teràpia de parella és una de les ofertes de la intervenció psicològica més útils.

Al contrari del que passa en altres formes de psicoteràpia, no cal haver rebut un diagnòstic de trastorn mental per recórrer-hi, perquè el nucli en el qual actua la teràpia de parella no és l’individu, sinó la relació.


De vegades, les parelles necessiten anar al psicòleg


No obstant això, aquest avantatge és, alhora, un petit inconvenient. El fet que les relacions siguin una cosa tan variable i que en elles coexisteixin diversos punts de vista fa que els problemes que hi ha en ella no siguin percebuts de la mateixa manera.

De vegades sembla que la relació va molt malament, però poc més tard es produeixen en ella moments molt agradables que fan que ens replantegem si el que crèiem que era un problema seriós ho era realment. A vegades un dels membres de la relació pensa en la ruptura conjugal, mentre que l’altra ni tan sols sap que l’altra persona no està satisfeta. En altres ocasions, problemes greus en el si de la relació queden normalitzats i s’interpreten com a coses normals, fases per les quals passa qualsevol parella.

Part d’aquestes incongruències són, en part, la raó per la qual val la pena plantejar-se la següent pregunta: com se sap quan ha arribat el moment d’assistir a teràpia de parella?

IR AL PSICÓLOGO. ¿SOLO O CON LA PAREJA?

Motivos para asistir a terapia de pareja


  1. Cuando perdiste la confianza en tu pareja
  2. Cuando tienen problemas de comunicación
  3. Cuando el sexo se deteriora
  4. Cuando la familia del otro se convierte en un problema
  5. Cuando los hijos son la única prioridad
  6. Cuando la pareja descalifica haciendo sentir inferior
  7. Cuando los celos no permiten creer en el otro
  8. Cuando la diferencia de edades empieza a ser un problema
  9. Cuando se percibe que la pareja aleja a la familia
  10. Cuando la pareja es amable con todas las personas excepto con el otro
  11. Cuando el pasado de alguno de los dos los persigue y los atormenta
  12. Cuando por primera vez se faltaron el respeto
  13. Cuando hablar de sexo es un tabú
  14. Cuando la solución aparente es darse tiempo
  15. Cuando se rompieron los límites de la relación
  16. Motivos para asistir a terapia individual:
  17. Cuando en la pareja se siente que se da más de lo que se recibe
  18. Cuando uno de los miembros de la pareja empieza a alejarse de todos porque el otro demanda mucho tiempo
  19. Cuando no se acepta el cuerpo como es
  20. Cuando uno de los miembros de la pareja entra en las cuentas de correo, redes sociales y teléfono celular del otro o de los hijos buscando respuestas
  21. Cuando da miedo decir las cosas que molestan de la pareja, hijos o padres y se teme al conflicto
  22. Cuando los padres fueron dominantes o sobre protectores
  23. Cuando se siente que no se puede ser uno mismo sin una pareja, alcohol o drogas
  24. Cuando se maltrata o se es maltratado
  25. Cuando no se controlan las emociones
  26. Cuando no se puede comunicar con la gente que uno quiere
  27. Cuando la identidad sexual está en duda
  28. Cuando se descubre la infidelidad
  29. Cuando se dicen cosas de las que después se arrepienten
  30. Cuando el mayor miedo es el abandono
  31. Cuando los celos no permiten llevar una vida tranquila
  32. Cuando ocurrió una perdida personal
  33. Cuando se tuvo un padre ausente o autoritario
  34. La terapia es una posibilidad concreta de aprender a transformar las dificultades en recursos.

CANVIS EN L’ALIMENTACIÓ INCIDEIXEN EN EL BENESTAR PSICOLÒGIC

Hi ha evidències inqüestionables que una dieta saludable té un impacte positiu per a la nostra salut física. Però què hi ha de malalties mentals com la depressió? Poden empitjorar o millorar segons la nostra dieta?

Els estudis més recents suggereixen que si.

El 2015 un estudi publicat a la prestigiosa revista The Lancet es va tornar un punt de referència en aquest camp de recerca: va suggerir que la nutrició és per a la salut mental tan important com ho és per a la cardiologia, l’endocrinologia o la gastroenterologia.

Ara, una revisió de 41 estudis publicats durant els últims vuit anys revela que certes dietes semblen tenir un efecte positiu per a l’estat d’ànim i al contrari, que certs hàbits alimentaris pobres augmenten el risc de depressió.

Aquestes conclusions acaben de ser publicades a la revista Molecular Psychiatry.

Quines dietes ajuden i quines dietes empitjoren l’estat d’ànim?
Després d’analitzar desenes estudis de Regne Unit, França, Espanya, Austràlia i Estats Units, en què van participar unes 31.000 persones, l’equip investigador va concloure que els aliments processats i els que contenen grans quantitats de greix o sucre condueixen a la inflamació, no només l’intestí sinó de tot el cos, en el que es coneix com “inflamació sistèmica”.

Segons la doctora Camille Lasalle, que va liderar l’anàlisi dels investigadors de la londinenca University College London (UCL), “una dieta pro inflamatòria pot induir a la inflamació sistèmica i això pot fer augmentar directament el risc de depressió d’una manera significativa”.

La inflamació crònica pot afectar la salut mental en transportar molècules pro-inflamatòries al cervell. També pot afectar les molècules neurotransmissores responsables de la regulació de l’estat d’ànim“, va dir Lasalle, que treballa en el departament d’epidemiologia i salut pública de UCL.

I al contrari, els acadèmics van comprovar que els que seguien una dieta mediterrània tradicional tenien una probabilitat molt menor de desenvolupar depressió, que és d’acord a l’Organització Mundial de la Salut (OMS), la major causa de malaltia i discapacitat en el món.

La dieta mediterrània és un model de dieta saludable que normalment inclou molts vegetals, llegums i cereals, a més d’oli d’oliva, peix, fruita seca i carns i lactis en moderació.

ES DEMOSTRA MILLORES EN LA DEPRESSIÓ AMB CANVIS A L’ALIMENTACIÓ

És difícil explicar la connexió entre l’estat d’ànim i el menjar. Hi ha molts factors que poden estar involucrats i que poden entrellaçar. És semblant al dilema de què va ser primer, l’ou o la gallina?

Per exemple, estar deprimit pot causar pèrdua de gana i pot fer que algú no es tingui cura a si mateix i coma pitjor. I al contrari, és més probable que la gent que se sent plena i feliç tingui estils de vida més saludables i porti una dieta millor.

Els acadèmics van veure que els que seguien una dieta mediterrània tradicional tenien una probabilitat menor de desenvolupar depressió.
Si bé aquests matisos són certes, els acadèmics que van fer aquesta anàlisi insisteixen que el que ells van trobar va ser un vincle causal i no simplement una associació.

Segons Lasalle, “una dieta pobra pot augmentar el risc de tenir depressió ja que aquests resultats són d’estudis longitudinals que van excloure al seu inici a la gent amb depressió“.

Els estudis longitudinals són un tipus d’estudi observacional que investiga al mateix grup de gent de manera repetida al llarg d’un període de temps.

Aquests estudis van observar com la dieta en el punt de partida està relacionada amb els nous casos de depressió“, va dir la investigadora.

Però ella mateixa accepta que encara no existeixen proves clíniques sòlides que corroboren aquest vincle causal trobat en els estudis observacionals.

Per això cal fer estudis més rigorosos i específics, com ara un assaig aleatori controlat en persones amb risc de depressió.

“Si bé és cert que una dieta saludable és bona per moltes raons, necessitem tenir més evidències abans de poder dir que una alimentació rica en fruites i vegetals pot millorar la teva salut mental”, ha matisat Naveed Sattar, professor de medicina metabòlica de la Universitat de Glasgow, que no va estar involucrat en l’anàlisi de UCL.

Podria la dieta ser una forma de tractament per a la depressió?
Ara els investigadors han de posar a prova aquesta teoria, per estudiar si la dieta podria ser una forma de tractar la depressió.

Molts especialistes creuen que no hauríem de desestimar el poder de canviar l’alimentació per millorar l’estat d’ànim.
En 2017, un petit però significatiu estudi d’intervenció realitzat a Austràlia va mostrar que una dieta mediterrània modificada va ajudar significativament a molts pacients amb depressió severa dins un període de 12 setmanes.

La doctora Tasmine Akbaraly, coautora de l’estudi de UCL, creu que hi ha prou evidències com perquè comencem a considerar la dieta com una part més de la medicina psiquiàtrica.

Ella creu que els consells sobre la dieta haurien de formar part de la feina rutinari dels professionals de la salut mental .

Si bé pot haver molts altres factors importants relacionats amb els problemes mentals, com el trauma emocional o l’estrès, molts especialistes creuen que no hauríem de desestimar el poder de canviar l’alimentació per millorar l’estat d’ànim.

DORMIR EN LA MISMA CAMA PADRES E HIJOS

La Asociación Española de Pediatría señala que los menores de seis meses tienen que dormir “en su cuna, boca arriba, cerca de la cama de sus padres”, ya que hay “evidencia científica” que esto reduce el riesgo de muerte súbita en más del 50%. La AEP reconoce que la lactancia materna protege a los bebés y que un lecho compartido favorece que se dé el pecho, pero a la vez considera la cama familiar “un factor que aumenta el riesgo” de muerte súbita y pide que se evite en algunos casos . Ahora bien, no lo contraindica para los niños mayores: los padres son libres de obedecer o no los numerosos estudios que lo aconsejan (o los que el desaconsejan). El doctor Valera no es partidario: “Es normal que los niños reclamen la atención y la compañía de los padres para iniciar el sueño. Se sienten seguros y atendidos, pero la cama familiar no implica que sea mejor para el niño; de hecho, puede dificultar la autonomía de la criatura. Aparte de los hábitos a la hora de dormir, se asegurará un sueño suficiente (de acuerdo con la edad) y eficiente (tiempo de sueño en relación con el tiempo en la cama) “.

La evidencia de que el niño está haciendo mayor emerge también a la hora de ir a dormir: “A medida que el niño crece, adquiere más autonomía para todas las tareas que está aprendiendo a realizar, en el ámbito doméstico o en el escolar. A menudo la queja familiar tiene más que ver con un problema que con un trastorno real, y puede variar de una familia a otra y en función de aspectos culturales. Por eso -concluye- debe valorar el contexto psicosocial en que se encuentran el niño y su familia “.

POTENCIAR LA AUTONOMÍA
¿Cómo se potencia la autonomía nocturna de los hijos? ¿Cambiar la cuna por una cama pequeña ayuda? Valera receta la rutina de la familia Telerín: “Después de bañarse y lavarse los dientes se puede dedicar un período de tiempo transicional en que disminuye el nivel de estímulos: se lee un cuento o se recuerda que se ha hecho durante el día. La despedida breve y afectuoso -afirma- debe ser decisión de los progenitores “. Y responde: “Una cama pequeño podría ser una estrategia de ayuda, pero la cohabitación puede establecerse hasta los seis o los 12 meses en función de las costumbres de la familia, y así no habría que lidiar con cambios de hábitos a una edad mayor “.

¿Y si se acuesta de los padres a medianoche? ¿Toleramos excepciones? “Como los ciclos de sueño son diferentes en los niños y en los adultos, los momentos en que el sueño se hace más superficial también difieren y, por tanto, se pueden y se deben permitir algunas excepciones. Conviene mostrarse tranquilo y sereno y ofrecer un mensaje sencillo: “Es hora de dormir; el padre y la madre están cansados; te queremos; hasta mañana ». Hay que evitar enfadarse y evitar reñir. paciencia; todo parece muy difícil antes de pasar a ser sencillo “. Ciertamente.

Otro momento de tensión: “Tiene sueño, pero no se da cuenta”. “Si el mismo niño es capaz de detectar el sueño y lo reclama, parece conveniente conducirlo a un lugar seguro y confortable para cumplir con esta necesidad. Si el cuidador detecta sueño pero ellos no, habitualmente se debe a un exceso de estímulos o situaciones del entorno que le interesan y que hacen que postergue el descanso en función de lo que le distrae. Hay que volver a una situación de calma progresiva y procurar un ambiente propicio para dormir “.

En cualquier caso, calma y tranquilidad: también de noche la naturaleza hace su trabajo. Normalmente, según Carlos Valera, todo va bien: “Gran parte de los niños adquieren un patrón de sueño considerado normal de forma natural o espontánea y, por tanto, no hay que cumplir un sistema de normas rígidas”

NIÑOS: ¿dormir solos o con los padres?

¿Los niños deben dormir solos desde pequeños? ¿Es mejor que hagan co-cama con los padres si eso les hace sentir mejor? Este es un debate abierto y que no tiene una sola respuesta válida. He aquí algunas reflexiones
Cama familiar, debate inacabado
En medio de un aquelarre familiar, la abuela (o abuela) se descuelga y pontifica con puesto matriarcal: “El niño debe dormir solo; si no, no se lo puede sacar de la cama “. El padre de la criatura se muerde la lengua. A las tantas de la noche, en plena gincana para que se duerma de una puñetera vez, el niño suelta la frase maldita: “Es que no tengo sueño” (variante de un otro cubo de agua fría clásica: “No quiero dormir “). Los primeros años de vida, el sueño de los hijos se convierte, demasiadas veces, la pesadilla de los padres. Tres de cada diez niños menores de cuatro años tienen problemas para dormir solos toda la noche. Lo asegura, al menos, el centro madrileño Coaching Club, especializado en entrenamiento grupal para familias. “Se trata de una de las consultas más habituales de terapia familiar para niños”, afirma la nota de prensa, que recomienda “disfrutar con la soledad” y “poseer un mundo interior sereno” para tener un buen sueño.

Los niños crecen, también, entre sábanas: su autonomía progresiva se nota a la hora de dormirse y de dormir. Y es inevitable mencionar el co-cama, que es como se llama de la situación en la que los padres y los hijos duermen juntos en una misma cama. Unos expertos lo aconsejan y otras no. El prestigioso pediatra sudafricano Nils Bergman, de la Universidad de Ciudad del Cabo, defiende: “Los bebés deberían compartir la cama con la madre, al menos, hasta los tres años”, y añade que las primeras semanas deberían pasar toda la noche en el pecho materno. Desde el Penn State College of Medicine, en cambio, el pediatra norteamericano Ian Paul afirma: “Los seis meses parece un buen momento para sacar un bebé de la habitación de los padres”. Y no tan lejos, podemos hacer caso al doctor Estivill o al doctor González. En último término, cada familia forja su modelo para reponer juntos o separados.

“Promover la capacidad de dormirse sin la presencia de los padres o cuidadores es un buen hábito, saludable tanto para el niño como para el funcionamiento familiar”

 

CARLOS VALERA – NEURÓLOGO

El doctor Carlos Valera es neurólogo de la Unidad de Trastornos del Sueño del Hospital San Juan de Dios. Responde con rotundidad a la pregunta del millón: “Los niños deben dormir preferiblemente sin compañía. Promover la capacidad de dormirse sin la presencia de los padres o cuidadores es un buen hábito, saludable tanto para el niño como para el funcionamiento familiar “, y argumenta que reduce los factores que cortan su descanso y, además, equilibra” las necesidades y los derechos “de todos los miembros de la familia. Ahora bien, también responde que estos mismos niños mayores pueden conciliar el sueño acompañados. Esta práctica “se acepta y se entiende a lo largo de toda la infancia, y se le reconocen ventajas como el desarrollo de vínculos de apego, el favorecimiento de la lactancia materna y la sincronización de patrones de sueño con los adultos”. Ayudarles a dormirse está “aún más justificado”, sostiene, en enfermedades agudas o crónicas, mudanzas, viajes o alteraciones del sueño.

¿CUANTO DEBEN DORMIR?
Un niño de tres años no necesita dormir tanto como un recién nacido. “Es importante -remarca Valera- conocer la cantidad de sueño normal en función de la edad, ya que, en ocasiones, las expectativas de sueño que consideran los padres difieren de las necesidades reales, por lo que pueden estar refiriendo un problema de insomnio cuando defecto: durante el 1er. año de vida, de 16 a 18 horas; entre 1 y 3 años, 12 horas; entre 3 y 6, 11 horas; de 6 a 12 años, 10 horas, y en la adolescencia, de 8 a 9 horas “. El facultativo añade que “el sueño tiene diferentes fases que componen ciclos de sueño con una duración y una proporción determinadas por la edad y que no conviene interrumpir, para asegurar un descanso óptimo y un desarrollo adecuado”. Y avisa: “Dormir menos de lo necesario produce irritabilidad y disminución de la concentración”.

ME SIENTO TRAUMATIZADO

Nuestro organismo considera una situación traumática a nivel emocional cualquier suceso para el que no estamos preparados y que nos genera una fuerte carga de dolor emocional.

Dado que no disponemos de las herramientas necesarias para que nuestro sistema lo pueda guardar en la memoria de un modo sano y adaptativo, lo que hace nuestro cerebro con esta información dolorosa es encapsularla para poder seguir funcionando de la manera más sana posible para la persona. Pero es precisamente el hecho de bloquearla lo que hace que se convierta en un trauma.

Sus consecuencias psicológicas
Los traumas emocionales no resueltos pueden estar asociados al desarrollo de trastornos mentales que lleven a la persona a organizar su propia percepción de la realidad y estilo de vida alrededor de dicho problema.

Entre las consecuencias habituales que empiezan a afectar a nuestra vida encontramos las siguientes.

1. Trastorno de estrés postraumático (TEPT)
Conocido como la patología del trauma, se da en situaciones en las que la situación es revivida en forma de memorias intrusivas en los recuerdos. Cuando el impacto emocional asociado es muy elevado, la persona puede llegar a “desconectar” esa información de su cabeza, dando lugar a trastornos disociativos, que en cierta manera se convierte en el único recurso de la persona para poder seguir viviendo con ese trauma.

2. Ansiedad y ataques de pánico
Asociado a la emoción de miedo, nos coloca en un punto de activación constante cuando diversas memorias emocionales se conectan con algún aspecto de nuestra vida.

3. Depresión
Si tras el trauma la persona empieza a sentir emociones de culpa, indefensión y desilusión, puede desarrollarse un cuadro depresivo.

EL TRAUMA INFANTIL

Dado que la infancia es la época en la que se empieza a construir nuestro “Yo”, y que nuestro cerebro se desarrolla en un 80% en los dos primeros años de vida, un niño cuyos padres no sean capaces de reconocer sus necesidades emocionales básicas puede desarrollar un problema de apego que lleve y mantenga hasta la vida adulta. Es por esto que se habla del apego seguro en la infancia como un factor protector de la salud mental en la edad adulta.

Hacer reparaciones de un trauma muchas veces nos lleva a trabajar algunos aspectos de la infancia que pueden estar olvidados o incluso a los que no hemos prestado atención en años, pero que sin embargo han servido para que nuestro sistema se organizase de una determinada manera alrededor de esta información.

Paradójicamente, a veces se cree que un trauma como un accidente, un terremoto o una inundación, es difícil de superar. Pero, en contra a esa creencia, los psicólogos sabemos que los traumas que nosotros denominamos complejos son los que proceden de rupturas en el apego, con una base tan simple en la confianza con el otro, que en la infancia se traduce por esa capacidad del cuidador de mirarnos, atendernos, darnos seguridad y, sobre todo, darnos amor.